“Demencial”. Kim Kardashian con la cara llena de sangre. 500 euros por 1 hora

Kim Kardashian muy molesta con el doctor que le sometió al tratamiento 'facial de vampiro' por utilizar su imagen para promocionarlo durante los últimos seis años

Kim Kardashian
Kim Kardashian

Kim Kardashian ha preocupado a todos sus seguidores cuando éstos han abierto las stories de su Instagram. Ya conocemos de sobras a las Kardashian después de verla durante 14 años en pantalla. En su reality han mostrado su día a día sin ningún tipo de escondite. Son naturales y eso les ha llevado a la fama. Lo que menos ocultan son sus innumerables operaciones estéticas. Esta semana Kim acudía de nuevo al centro de belleza para someterse a un nuevo tratamiento, muy de moda entre las celebridades.

La empresaria demandó al doctor que le hizo el tratamiento de facial de vampiro. El médico seguía promocionando este tratamiento con la imagen de la influencer y eso que se lo realizó hace seis años. En la fotografía a Kim Kardashian se le podía ver el rostro repleto de sangre por los pinchazos.

Este tratamiento se hizo conocido cuando se sometió a el Kim Kardashian en 2013. La hermana de Kourtney le pidió al médico que dejase de utilizar su imagen para este tratamiento, ya que no habían cerrado ningún acuerdo publicitario. Ante la negativa del doctor a retirar las fotografías y sus malas contestaciones, ésta decidió denunciarle. En la denuncia se puede leer como ella no prestó su imagen para ese fin. Solo acudió a someterse al tratamiento como cualquier otra persona.

Este facial consiste en una terapia regenerativa que usa la sangre del propio paciente, la cual es convertida en plasma rico en plaquetas, que es inyectado en el rostro y así eliminar las arrugas, flacidez y opacidad de la piel.

Kim asegura que nunca más volvería a someterse a este tratamiento. Es muy doloroso. «Antes del procedimiento, me enteré que estaba embarazada, entonces no pude ponerme cremas analgésicas o tomar algún medicamento. Tampoco podía decirle a la gente que estaba embarazada pero agarré a Jonathan Cheban (su mejor amigo) y le conté»”, contó en su blog. Un tratamiento que cuesta 500 euros por una hora.