Fiesta sin control en jet privado desencadena la separación de Jennifer López y Álex Rodríguez

Jennifer López y Álex Rodríguez han hecho oficial su separación. La ya expareja decidió poner punto y final a su historia de amor tras varios episodios de desconfianza. Hace unas semanas ambos lanzaron un comunicado donde dejaban bien claro que no estaban pasando por un buen momento, pero querían intentar solucionarlo. No ha habido nada que hacer. La diva del Bronx y el exjugador de béisbol ya no son pareja.

Tras cuatro años, la cantante y el deportista han puesto fin a su relación: “Nos hemos dado cuenta de que somos mejores amigos y esperamos seguir siéndolo”, arranca el comunicado que han emitido a través de la revista ‘USA Today’.

Sin embargo, han querido dejar claro que seguirán manteniendo su buena sintonía: “Continuaremos trabajando juntos yapoyándonos mutuamente en nuestros negocios y proyectos compartidos. Deseamos lo mejor para nosotros y para nuestros hijos. Por respeto a ellos, el único comentario que tenemos que decir es gracias a todos los que han enviado palabras amables y apoyo”, continúa el texto. Esta semana ya se desataron los rumores cuando López se quitó el anillo de prometida.

Álex Rodríguez se acostó con las azafatas del jet privado

Tal y como avanzan varios medios norteamericanos, el detonante de la relación habrían sido las supuestas infidelidades que han sonado con fuerza estos últimos meses. Jennifer López se enfadó que se enteró que Álex podría haberse liado con todas las azafatas del jet privado. En aquel momento le perdonó pero le puso una serie de normas.

Ella ha elaborado una lista de nuevas reglas para que él se adhiera para seguir adelante en la relación”, reveló la fuente al citado medio. “Si rompe alguna de ellas, todo llega a su fin”. De acuerdo a la publicación, J.Lo no está jugando. Sus demandas incluyen acceso las 24 horas a su teléfono celular, la capacidad de rastrear su paradero, así como “toques de queda nocturnos cuando está fuera con sus amigos”, dijo la fuente. Además, la cantante, que no bebe alcohol, ha insistido en “un límite de tres bebidas” para A-Rod cuando está fuera de la ciudad.

Las normas se vuelven más estrictas durante los viajes. JLo limita los viajes solo para negocios y requiere que la tripulación de su jet privado sea solo masculina. Al parecer, según varios rumores, Álex tonteaba mucho con las azafatas de su vuelo. En medio del vuelo se montaba unas auténticas fiestas.