Impactante dormitorio de la hija de Kim Kardashian en la mansión de 60 millones de dólares

Kim Kardashian enseña a sus seguidores los rincones de su casa y sorprende con la espectacular y fantasiosa habitación de Noah

Sabemos que Kim Kardashian lo tiene que hacer todo a lo grande. La celebrity es extravagante a más no poder. La normalidad no va con ella. No sigue reglas. No hay más que verla a la hora de vestir. Crea tendencia. La empresaria vive repleta de una vida de lujos gracias al dinero que atesora en su cuenta corriente. Toda la familia triunfó a raíz del reality Las Kardashian que ha tocado a su fin tras 14 años en emisión. Pero ellas continúan mostrando su día a día en sus redes sociales.

En cuanto a su vestimenta siempre tiene que ser ceñida para mostrar sus curvas, de las que está muy orgullosa. Todo lo contrario que su impresionante mansión. Aquí ha querido ser más elegante y enseñar que tiene muy buen gusto, cuando quiere. Es su exclusiva casa de Calabasas. Como se puede ver en sus redes sociales, donde comparten muchos rincones, es simple y minimalista.

En su último reportaje ha mostrado como es la habitación de su hija Noah. Descubrieron la casa dando un paseo por la zona antes de dar a luz a su primera hija. Les ha ayudado a decorarla el diseñador belga Axel Vervoodt, a quien Kanye conoció en una feria de arte y antigüedades en Maastricht y Venecia.

La estética simple y en tonos claros se apodera del espacio que Kim reconoce como un «refugio familiar salvajemente idiosincrásico». Predomina el color blanco.  “Kanye y Kim querían algo totalmente nuevo. No hablamos de decoración, sino de un tipo de filosofía sobre cómo vivimos ahora y cómo viviremos en el futuro. Cambiamos la casa purificándola, y seguimos presionando para hacerla cada vez más pura”, explica el diseñador.

En cada una de las habitaciones, a pesar del minimalismo que predomina, se puede encontrar una escultura de la artista Isabel Rower. En la decoración ha tenido una gran importancia el marido de Kim Kardashian, a quién le encanta el diseño y la arquitectura. «Cuando crecía en Chicago, antes de Internet, iba a mi Barnes & Noble para leer Architectural Digest y otras revistas de diseño, junto con las publicaciones de moda y rap», afirma West en la publicación. “Mi padre me animó. Siempre tenía una hoja de papel para que yo garabateara «.

La habitación de Noah es la que rompe con la estética de la casa. Es el lugar de una auténtica diva. Todas las paredes pintadas de rosa al más puro estilo Barbie. Los muebles también del mismo color. Los West compraron la casa por $20 millones de dólares en 2014, pero Kris Jenner afirmó que ahora vale $60 millones, lo cual podría ser en gran parte por la decoración.