Jennifer López termina con el lío de cuernos de Álex Rodríguez con video millonario

Las imágenes de Jennifer López y Álex Rodríguez con las que la pareja quiere poner fin a los rumores de crisis en la pareja

Jennifer López y Álex Rodríguez
Jennifer López y Álex Rodríguez

Jennifer López siempre es noticia. Haga lo que haga la cantante americana siempre acaba en los medios. Lo más habitual es que JLo sea protagonistas de noticias que hablan sobre alguna de sus actuaciones, de sus fotos en Instagram o de sus entrevistas.

Sin embargo, de vez en cuando también sus vida amorosa cobra mucho protagonismo en los medios del corazón a nivel mundial. De hecho, en las últimas semanas han sido muchas las noticias que han aparecido en este sentido apuntando que la relación de Jennifer con Álex Rodríguez estaría pasando por una fuerte crisis a raíz de unas supuestas infidelidades por parte del ex jugador de béisbol.

El vídeo de Jennifer López y Álex Rodríguez

Rumores que ninguno de los dos han querido ni desmentir ni confirmar. Eso sí, los dos saben que, siendo como son celebrities muy buscadas por los medios, los rumores van a seguir circulando por las redes.

Es por eso que, como apuntan algunos, han querido poner fin a ellos apareciendo en un vídeo juntos. Eso sí, no es un vídeo cualquiera. Se trata de un vídeo en el que los dos promocionan una marca de chicle que fabrica chicles de vinagre de sira de manzana y que presume de ser veganos y sin gluten.

Evidentemente estamos ante una colaboración entre la empresa, Goligummy y Alex y JLo por la cual es muy probable que las dos estrellas se hayan llevado unos cuentos millones de dólares.

Saben en la empresa que contar con dos caras tan conocidas y seguidas en las redes sociales como Jennifer López y Álex Rodríguez es sinónimo de éxito y de un crecimiento brutal en sus ventas. De hecho, más allá del vídeo que circula en las redes con los dos juntos, la propia marca ha publicado también varias imágenes de cada uno de ellos por separado. Una buena manera de poner fin a los rumores y, de paso, llevarse un buen cheque por el camino.