Kim Kardashian arrasa con un vestido con abdominales de 10.000 dólares

Kim Kardashian triunfa con su último vestido para pasar la Navidad junto a su familia en casa. Una armadura que deja poco a la imaginación

Kim Kardashian
Kim Kardashian

¡BOOM! Kim Kardashian lo ha vuelto a hacer. Nuestra empresaria, modelo e influencer favorita deja a sus seguidores con la boca abierta por enésima vez. Se confirma una vez más su gran éxito. Lleva 14 años siendo la mujer más seguida del mundo, ella y toda su familia, gracias a su reality Las Kardashian que se popularizó en todo el mundo. Desde entonces los espectadores pudieron entrar en su vida cargada de lujos y de extravagancia, como la ha mostrado este fin de semana.

Sabemos que a Kim Kardashian le encantan los vestidos ceñidos al cuerpo. A ella le gusta la ropa con la que no respira. Quiere que destaquen cada una de sus increíbles curvas. A la empresaria le gusta que las cámaras la capten a todas horas, salir en portadas de revistas y estar siempre de rigurosa actualidad. Es nuestra Cristina Pedroche internacional. Kim Kardashian podría dar perfectamente las Campanadas en Antena 3. No hay más que ver los vestidos que utiliza para felicitar las fiestas.

Aunque estas fiestas se tenían que celebrar con pocas personas debido a la actual situación, Kim Kardashian no quería perder la oportunidad de posar como ella solo sabe y publicarlo en sus redes sociales. Sin duda fue quién más llamó la atención. En esta ocasión nos presenta un traje no apto para personas cobardes.

Lo publicó en las historias de Instagram, a tiempo real, con un particular posado y su versión extendida para ofrecer todo lujo de detalles. Un conjunto de dos piezas formado por un corsé-armadura negro con unos abdominales perfectamente esculpidos. En esta ocasión no se le fue demasiado la mano y estuvo muy cometida, raro en ella. Sofisticada y elegante, pero es curioso su corsé de cuero con el que marca todas las abdominales y se deja una cintura de avispa.

Casi parece que sea una armadura o un body painting. Un atuendo que ha causado una gran sensación y que le ha puesto un toque de color para no parecer una femme fatale con una falda verde lima de seda. Y ahora agárrense porque vienen curvas, esta armadura cuesta 10.000 dólares.