Kim Kardashian se gasta 300.000 dólares para borrar a Kanye West de su mansión de Hidden Hills

Kim Kardashian se queda con la mansión de Hidden Hills que Kanye West convirtió en un templo budista

Kim Kardashian decidió divorciarse de Kanye West tras varios problemas por su personalidad bipolar. Sin embargo, este proceso no está siendo nada fácil. La ya expareja tiene a sus espaldas un importante patrimonio, además de cuatro hijos. Kim y Kanye se compraron una mansión en la exclusiva urbanización de Hidden Hills. Durante los próximos cuatro años, la sometieron a una remodelación completa para llegar a convertirla en un monasterio belga futurista, el que siempre soñó el rapero.

En 2020 terminaron todas las reformas y lo enseñaron en sus redes sociales. El valor de la vivienda aumentó considerablemente de 20 a 60 millones de dólares. Según todos los rumores, Kim se quedará la impresionante vivienda -Kanye ha pasado gran parte del período de confinamiento en su rancho de Wyoming- para ofrecer a sus cuatro hijos en común una sensación de estabilidad, pero también se habría propuesto adaptarla a sus propios gustos.

Las reformas que llevará a cabo Kim Kardashian

Según la última información del Daily Mail, Kim Kardashian habría mandado instalar un huerto y un jardín frutal orgánico con un diseño laberíntico por el que se puede caminar fácilmente gracias a las cajas a modo de jardineras que atraviesan el terreno por encima del nivel del suelo. Además, le gustaría plantar nuevos árboles. Y es que Kim está empezando a cultivar sus propias verduras orgánicas y necesitaba más espacio para almacenarlas.

Kim Kardashian quiere darle a la propiedad su propia personalidad. Por este motivo, todo hace presagiar que Kim se la quedará de mutuo acuerdo. Las obras ya han empezado y se calcula que en esta ocasión se gaste un total de 300.000 dólares para conseguir la casa de sus sueños.