Rihanna vuelve loco al servicio de habitaciones del hotel: pedido extremo

La cantante de Barbados Rihanna y sus excentricidades cuando acude a un hotel

Rihanna
Rihanna

Debido a su ajetreado estilo de vida, la cantante Rihanna sigue una dieta sana y equilibrada. Lo necesario para mantenerse en forma y aguantar las maratonianas jornadas de trabajo que lleva a cabo, ya sea cuando tiene conciertos o por compromisos empresariales. Últimamente, más lo segundo que lo primero.

No obstante, Rihanna es una de esas personas que cuando tiene un antojo, se lo da. Y esa falta de contención de sus deseos ha llevado a  más de un servicio de habitaciones a la locura, pues suele pedir cantidades extremas de productos nada saludables.

Rihanna
Rihanna

Rihanna y su cuestionable alimentación

Por un lado, Rihanna tiene una serie de exigencias cuando acude a un hotel. Entre otras cosas, exige varias latas de refrescos, bolsas de frituras o golosinas. Por otro, se le conocen pedidos que contienen varios paquetes de galletas de chocolate, más bolsas de patatas fritas, seis pizzas o nueve botes de helado. Y no de forma esporádica, pues eso es lo normal de cada día.

Las otras excentricidades de Rihanna

Pero la ‘it girl’ tiene más excentricidades sus visitas hoteles. Por ejemplo, exige que haya un jabón anti bacterias o un perchero con ruedas para su vestuario.

Asimismo, Rihanna no permite que nadie que no sea de su equipo le dirija la palabra mientras está en el hotel, mientras que los que van con ella deben reclamarla como Robyn.

Además, sobra decir que la cantante de Barbados no se aloja en establecimientos de menos de cinco estrellas. Y pobre del que se le ocurra dejar algún detalle en amarillo en la habitación. No quiere ni verlo.

Una Rihanna que, además, siempre va acompañada de su estilista personal, a la que exige tener al lado las 24 horas del día. No quiere ni pensar en que alguien pueda llevar su mismo look y le puede su obsesión con los cambios de peinado constantes.