Scarlett Johansson tiene “el ático más feo de Nueva York”: a la venta por 1,9 millones

Scarlett Johansson puso a la venta el año pasado su ático en Manhattan, pero lo ha tenido que bajar hasta los 1,9 millones de euros por no conseguir venderlo

Scarlett Johansson ya no sabe que hacer para quitarse su ático de encima. Ya ha rebajado la venta en varias ocasiones desde el año pasado y actualmente se encuentra a un precio de 1,9 millones de euros. Hay quién piensa que le será muy difícil quitárselo de encima porque es «el ático más feo de Nueva York». Con las fotografías que aparecen publicadas en la agencia inmobiliaria que se encarga de venderlo se puede ver como lo tenía decorado. Entramos en su casa.

Este apartamento se lo compró poco antes de casarse con su exmarido Ryan Reynolds, ubicado en una de las zonas más exclusivas de la Gran Manzana, en el Upper East Side de Manhattan. También está la posibilidad de alquilarla por 5.300 euros al mes.

El ático de la actriz no es muy espacioso pero su decorado ha aprovechado cada rincón de la vivienda para sacarle el máximo partido. Se ha optado por estancias abiertas para dotarlo de un mayor espacio. La cocina conecta con el comedor en office. Cuenta con amplios ventanales en el salón comedor con el que dota la vivienda de una gran luminosidad. El suelo es de madera y las paredes totalmente blancas para que den más sensación de amplitud.

En el salón se encuentra un sofá en forma de L en color blanco hueso y una mesa auxiliar de ratán, el material de moda este año. Un mueble blanco donde se encuentra en el televisor y una alfombra gris. Al otro lado, justo al lado de la cocina, se encuentra la mesa central en esfera presidida por cuatro sillas aterciopeladas de color gris.

La cocina también sigue con el color blanco como protagonista. Es pequeña y juega con un aire retro, tipo vintage, con muebles antiguos pero reformados. El mármol blanco le da un toque elegante. Con algún electrodoméstico le da un toque industrial que rompe con toda la línea.

Su habitación es muy minimalista. La principal cuenta con dos cuartos de baño. Juega con el color azul y el blanco y el único elemento decorativo es un cuadro en el cabezal. A ambos lados se pueden ver dos mesitas de madera. Y tiene un amplio ventanal que conecta con una pequeña terraza, pero no es la única.

El cuarto de baño está decorado con pizarra de color gris. También juega con un toque de antigüedad. Destaca el armario principal donde se encuentra la pica de márbol negro brillante.

Sin duda lo más aclamado de este pequeño apartamento es su impresionante terraza. Está rodeada de árboles para parecer que se encuentra en plena naturaleza en medio de la ciudad. Cuenta con una mesa donde caben perfectamente seis comensales y dos tumbonas. Bastante amplia.