Crisis total entre Sara Carbonero e Iker Casillas: “El matrimonio pende de un hilo”

Sara Carbonero e Iker Casillas no confirman ni desmienten los rumores de crisis en la pareja

Sara Carbonero e Iker Casillas
Sara Carbonero e Iker Casillas

Cada vez son más fuertes los rumores de crisis entre Sara Carbonero e Iker Casillas. Desde que regresaron a Madrid el pasado verano, tras su aventura en el país vecino, han mostrado un cierto distanciamiento que se ha agudizado con el paso de las semanas. Las redes sociales no son claras, pero son un factor muy importante hoy en día para saber en que punto se encuentra una relación. Desde hace meses no publican ningún contenido conjunto. Es más, cuando la borrasca Filomena aterrizó en Madrid, la periodista jugó con sus hijos en el jardín de casa, mientras que el exfutbolista estaba perdido por la Sierra, completamente solo. No obstante, por el momento, ambos se siguen en Instagram.

Es evidente que algo sucede, aunque de momento ninguno de los dos ha querido confirmar ni desmentir una noticia que cada día va a más. Sara Carbonero e Iker Casillas son reacios a dar pie a la prensa y por eso optan siempre por el más absoluto silencio hasta que el temporal amaine. Fuentes cercanas a la familia aseguran que han pasado por varias crisis sentimentales, especialmente cuando la presentadora enfermó. El propio Iker Casillas reveló que no le había prestado el suficiente tiempo a su mujer. Sin embargo, estas mismas quieren dejar claro que todo lo que se habla es una mentira, pero entonces, ¿por qué el deportista se va a vivir solo?

Sara Carbonero e Iker Casillas
Sara Carbonero e Iker Casillas

Cuando llegaron a Madrid se desconocía todavía el lugar de residencia. Lo más lógico es que regresasen a su mansión en La Finca, casa que compraron a Lydia Bosch por 2,5 millones de euros y que después reformaron por completo. Allí se instaló Carbonero con los dos hijos de la pareja. A Iker Casillas le vio en busca de piso y esto es lo que hizo pensar que podrían mudarse, pero no, es solo para él. El exfutbolista compró un piso en la exclusiva y céntrica calle madrileña Pintor Rosales, en frente del Templo de Debod y muy próxima a la Plaza España. Este piso fue reformado por completo y las obras terminaron la semana pasada. Ahora habrá que ver cual es el próximo paso del madrileño.

En el programa de Ya es mediodía, en su versión Fresh, el colaborador Miguel Ángel Nicolás ya comentó que «Sara está arreglando su casa de la Finca y él la suya de Pintor Rosales», dejando entrever una nueva vida en casas separadas. El medio ‘El Español’ es otro los que ha atado todos los cabos y ha dejado claro que «el matrimonio pende de un hilo». La pareja habría decidido darse un tiempo y pensar en lo más conveniente. No obstante, de momento no hay una ruptura definitiva, sino una crisis sentimental. Lo malo es que no es la primera a la que hace frente la pareja.