Episodio silenciado de la vida de Jesulín de Ubrique antes de Belén Esteban deja sobrecogida a España

La confesión de Jesulín de Ubrique que deja a sus seguidores con la boca abierta

Jesulín de Ubrique ha decidido volver a la televisión de la mano de TVE. Lo hará esta noche en el programa Dos parejas y un destino en el que, evidentemente, también aparecerá ‘por sorpresa’ su mujer, María José Campanario.

Un Jesulín que lleva muchos años siendo uno de los personajes más conocidos en España. Y una de las razones de ello es que no deja de ser el ex de Belén Esteban, con todo lo que ello implica.

Pese a que tuvo unos años en los que mediáticamente destacó mucho, como torero nunca fue reconocido precisamente como uno de los mejores. Es más, fueron muchos los que, en la época en la que sus corridas eran más noticia por las bragas que caían a la arena que por otra cosa, lo criticaban por ‘afear’ la profesión.

El episodio que desvela Jesulín de Ubrique

Eso sí, los inicios de Jesulín no fueron muy boyantes. Tampoco su infancia. Es más, como apuntan en Chic, el propio ya ex torero cuenta cómo fue un episodio muy concreto de su infancia silenciado durante muchos años pero que ahora Jesulín cuenta sin problemas.

“Hasta los diecisiete, yo he vivido en una casa de alquiler con mis padres y mis tres hermanos. Una casa que sólo tenía salón, cocina y una habitación grande donde dormíamos todos. Fíjate lo que voy a decirte, que era yo mayorcito y al vivir así, tan estrechamente, recuerdo haber visto escenas de mis padres en la cama que ya, ya… ¡Vamos, que estaban haciendo el amor! ¡Mis padres…! Tenía que agachar la cabeza y meterla bajo las sábanas…”, apunta en el citado medio.

Una confesión que ha sobrecogido a toda España, entre otras cosas porque no eran pocos los que desconocían estos orígenes humildes y sencillos de la familia Janeiro.