Fracaso estrepitoso de Sara Carbonero obliga a deshacerse ‘Slow Love’ en números rojos

La ex pareja de Iker Casillas, la toledana Sara Carbonero, se quita de encima ‘Slow Love’

Sara Carbonero
Sara Carbonero

Sara Carbonero se las prometía muy felices en 2015, cuando lanzaron Slow love, una tienda online en la que se comercializaban prendas de diferentes marcas. Una aventura empresarial que puso en marcha con Mayra del Pilar (abandonó el barco a media travesía) y con su ex compañera en los Informativos Telecinco, amiga y “comadre” Isabel Jiménez, y que pusieron en marcha llenas de ilusión. Sin embargo, seis años después se confirma que la empresa ha caído en bancarrota. Tanto es así que han tenido que vender Slow Love a la empresa Tendam, propietaria de Cortefiel.

“Somos amigas y no tenía por qué haber salido bien porque podíamos querer cosas muy diferentes o no entendernos en un negocio, pero nos ha sorprendido cómo, desde el principio, hemos formado un equipo con un engranaje perfecto”, apuntaron Sara e Isabel a la revista Yo Dona cuando pusieron en marcha la empresa.

Sara Carbonero e Isabel Jiménez
Sara Carbonero e Isabel Jiménez

Los números rojos ahogan a Slow Love

Sin embargo, de un tiempo hacia aquí no han dejado de acumular deudas.  Según apuntaba Jaleos el pasado mes de noviembre, la compañía llevaba en números rojos desde 2018 y estos no hacían “más que crecer”. Ya en 2017 se registraron unas pérdidas de 30.000 euros. Una cifra que ascendió hasta los 80.000 euros en el ejercicio del año pasado.

Jaleos explicaba que este fracaso se debe a la caída de ventas. Según el medio, estas habían caído en 100.000 euros. Y no solo eso. El medio asegura que Carbonero y Jiménez arrastran una deuda de 90.000 euros desde 2018 que les ha llevado a deber más de lo que tienen. Esta deuda radica en que en 2018 tenían que pagar un crédito de 104.700 euros y deudas de 150.000 euros que no han podido cubrir.

Sara Carbonero e Isabel Jiménez venden Slow Love

Con todo, Tal y como se confirmó este miércoles, las empresarias tomaron la decisión de vender la compañía a Tendam, propietaria de Cortefiel. Cabe decir que hace unas semanas se supo que Slow Love había llegado a un acuerdo con Cortefiel. Un pacto que ha terminado en la venta definitiva de la empresa por parte de Carbonero y Jiménez.

“Desde este momento, la compañía fundada por Sara Carbonero e Isabel Jiménez dependerá operativamente de la dirección general de Cortefiel, Pedro del Hierro y Hoss Intropia. Las fundadoras se mantendrán al frente de la dirección creativa de la firma que entra en una nueva fase de desarrollo de la mano de Tendam”, apuntaba la empresa a través de un comunicado.

“El año pasado iniciamos una colaboración entre Slow love y Cortefiel de gran éxito y hoy damos un paso más y anunciamos este acuerdo con el que estamos encantados. En esta nueva etapa el objetivo principal es acompañar a Slow Love en su evolución y crecimiento futuro y que la marca se pueda ver impulsada y beneficiada por los recursos y la estructura corporativa y operativa de Tendam”, añaden en el comunicado Marie Castellvi-Dépée, directora general de Cortefiel, Pedro del Hierro y Hoss Intropia, nueva líder de la gestión de Slow Love.