Freno al plan de fuga de Isabel Pantoja por nuevo escándalo que recorre España de lado a lado

Isabel Pantoja tiene graves problemas económicos. Ahogada por las deudas. Su única solución es vender Cantora

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja

Isabel Pantoja no pasa por un buen momento ni personal ni económico. Desde que su hijo decidiese empezar una guerra mediática contra ella para cumplir la voluntad de Paquirri, la cantante ha guardado absoluto silencio. Tras la cancelación de conciertos, la artista tiene serios problemas económicos. “Es muy complicada; le ahogan las deudas, vive embargada y no tiene ni actividad ni ingresos”, dice una persona cercana a ella.

Necesita venderLleva casi un año sin pagar la hipoteca de Cantora. Los chinos no pagan y ella no dispone de 12.000 euros para la cuota”. Se refería a los empresarios G. Z. y H.J. a los que en 2005 traspasó el negocio que gestionaba la cantante en Fuengirola, su propio restaurante. Cobraba 11.500 euros al mes por el alquiler del local.

“Queda aún algo más de un millón de euros pendiente y 10 cuotas impagadas. El banco podría ejecutar en cualquier momento”, continúa. “Cada entidad tiene una política de actuación y un procedimiento de ejecución no se inicia de la noche a la mañana, pero, aunque con la covid muchos bancos han dado manga ancha, casi un año sin pagar es mucho tiempo”. El gran problema no sólo es la deuda -me explica- “lo peor es que no tiene ingresos. La única solución es vender”.

Kiko Rivera ya explicó en una de sus intervenciones que su madre debía 1,1 millones de euros de la hipoteca que él firmó en 2002, a petición suya. Si ejecutan esa deuda pueden perderlo absolutamente todo. Sus otras dos propiedades registradas, un piso en Sevilla y un ático en Fuengirola, se encuentran también embargadas en parte o hipotecadas. Solo puede respirar un poco si consigue vender Cantora. Esta también tiene deudas y embargos a sus espaldas.

La cantante arrastra 1,5 millones de euros en cargas sobre la finca. A esa cantidad, se le sumaría 1,1millones de euros más hipotecados en 2015, en concepto de garantía frente a Hacienda de parte de 1,5 millones que le impuso en la inspección de 2012 y que la cantante recurrió ante el Tribunal Económico Administrativo (TEA) y posteriormente ante el Tribunal Supremo. Por si fuera poco, un nuevo embargo ha golpeado la maltrecha liquidez de la artista por impago del impuesto de sociedades del 2019. 

La única solución es vender. Se parte de la idea de venta conjunta, aunque la negociación se lleve por separado, pero, por ahora, no hay nada concreto. Las ofertas que se han hecho púbicas son un bluf. El empresario murciano ni siquiera ha hablado con Kiko aún y por parte de Isabel y Agustín (parece que es el hermano de la artista quien comanda la posible venta) no se ha vuelto a saber nada más”.