Iker Casillas pierde los nervios en plena calle con un periodista que le pregunta por Sara Carbonero

Iker Casillas sale a hacer unas gestiones por el centro de Madrid con su coche y frena para hacer un gesto amenazante a los paparazzis

Sara Carbonero e Iker Casillas
Sara Carbonero e Iker Casillas

Iker Casillas y Sara Carbonero siempre se han caracterizado por su discreción. Para anunciar su ruptura no iba a ser menos. El exguardameta y la periodista confirman los rumores tras meses de especulaciones. Sus vidas toman caminos separados, no obstante van a estar muy unidos por el bien de sus hijos. La ruptura ha sido de mutuo acuerdo y llevaba en la cabeza de ambos desde hace varios años. Ya pensaban separarse antes de que Iker Casillas sufriese un infarto y a Sara Carbonero le diagnosticasen cáncer.

La ya expareja se ha pronunciado en sus redes sociales a través de un comunicado. En este dejan bien claro que van a ser las únicas palabras sobre el tema. Sin embargo, al día siguiente, los periodistas ya estaban agolpados en las puertas de sus casas. Ambos han intentado seguir con su vida con total normalidad. Al día siguiente se vio a Sara Carbonero acompañar a sus hijos a un cumpleaños. Ésta no dijo absolutamente nada.

Iker Casillas no ha podido más y ha explotado fruto de la presión mediática. El exportero salió para el centro de Madrid a hacer unas gestiones. El exguardameta iba en su coche. La prensa le seguía y éste a mitad de camino no dudó en pararse y hacer gestos con la mano en seña de desaprobación. El madrileño hacía el gesto de coger a alguien por el cuello en referencia a uno de los fotógrafos para que le dejasen tranquilo.

«Nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad durante todos estos años de unión. Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos, pero no lejanos, puesto que seguiremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo. El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre. Nuestra prioridad es, desde el cariño y el compromiso, compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable. Con estas palabras pedimos que por favor se respete nuestra intimidad en este momento de cambio. Estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión», fueron sus únicas palabras.