Iker Casillas se instala en un ático de 300 metros tras firma el divorcio con Sara Carbonero

Iker Casillas no quiere separarse de sus hijos ni de Sara Carbonero y se muda a una nueva casa muy cerca de ellos

Iker Casillas
Iker Casillas

Iker Casillas y Sara Carbonero ya han empezado sus nuevas vidas después de anunciar su ruptura definitiva. La semana pasada estuvieron juntos en los juzgados de Pozuelo de Alarcón, probablemente para solucionar temas del divorcio o la custodia de sus hijos. A pesar de tomar caminos separados, ambos han demostrado tener una muy buena relación. En todas las publicaciones de Instagram, tanto la periodista como el exguardameta se dejan comentarios mutuos.

Esta semana Sara Carbonero concedía una de sus entrevistas más sinceras y se mostraba completamente libre y feliz, totalmente renovada. Centrada especialmente en sus hijos y en sus compromisos profesionales. Iker Casillas se ha mostrado estas últimas semanas algo más alicaído. Con el rostro siempre bastante serio y es que el deportista no lleva bien que los paparazzis sigan sus pasos constantemente ni hacer frente a todas las informaciones que se publican.

Iker Casillas acaba de estrenar ático y no es en Pintor Rosales, donde reformó una vivienda. Lo hace muy cerca de la casa que compartía con Sara Carbonero en la Finca, donde vive ella con los niños. El madrileño quiere estar al lado de sus pequeños. Por este motivo, se ha quedado cerca de ellos. Le encanta esta exclusiva urbanización y tiene grandes amigos en ella, como muchos jugadores del Real Madrid.

Las características de la nueva casa de Iker Casillas

La espectacular vivienda cuenta con más de 300 metros cuadrados y piscina privada. Iker Casillas ya ha empezado la mudanza. Uno de los atractivos de esta casa es su impresionante terraza donde puede ponerse su propia zona chillout para desconectar. Para hacerse con esta propiedad, el exguardameta habría desembolsado cerca de 3 millones de euros, tal y como comparte la revista Semana en exclusiva.

El edificio construido en 1960 cuenta tan solo con 7 viviendas, todas ellas de 397 m2, excepto el último piso con 316. Cuenta con garaje, ascensor y trastero. La urbanización consta de un total de 42.000 metros cuadrados.