Jorge Javier Vázquez toma la decisión más dura por el bien de su madre

Son tiempos difíciles para todos. Se acaba el año más duro de los últimos siglos. Éste deja más de 44.000 muertos por Covid-19, sin tener en cuenta aquellos que mueren por otras enfermedades. Deja la tasa de paro más alta de la historia y muchos negocios con la persiana bajada, muchos de ellos para siempre. Todo ello con un futuro poco esperanzador, ya que aunque se acerquen unas vacunas, el mundo seguirá un año más como mínimo en la misma situación. 2021 no pinta ni mucho menos mejor.

Las Navidades puede ser un momento para alegrarse y tomarse un respiro, sin embargo no sería lo más adecuado. Celebrar estas fechas, en las que se han empeñado los dirigentes políticos, traerá una tercera ola y mucho más dura que las anteriores. Se pide responsabilidad y unas medidas restrictivas. De momento hay rostros como Jorge Javier Vázquez que van a dar ejemplo.

El presentador catalán ya ha tomado medidas para estas Navidades. Vázquez tiene a su familia en Barcelona y la echa de menos. Siempre que puede hace una escapada, aunque sea solo de unas horas con tal de poder estar con ellos. «Este año hemos decidido que nada de celebrar las fiestas en familia. Yo me traigo a mi madre a Madrid y se acabó, ya vendrán tiempos mejores. Nunca agradeceré lo suficiente al cosmos el tener una madre tan optimista, tan poco dada a la queja. Tan alegre. “Nada, nada, este año no nos reunimos. Sabiendo que nos queremos ya tenemos bastante”, sentencia.

«Me gusta que sea así y que no sea como esas otras madres que se recrean continuamente en el llanto. Cojo el AVE a las doce del mediodía y mi madre les ofrece a mi hermana y a mi cuñado alargar el desayuno y almorzar en casa. Aceptan, porque así luego jugarán al dominó«, prosigue.