Kiko Matamoros insinúa un vicio muy malo de Iker Casillas que el Real Madrid tapó a toda España

Salen a la luz algunos de los trapos más sucios de Iker Casillas en su relación con Sara Carbonero

Iker Casillas
Iker Casillas

La cascada de informaciones que hasta ahora se habían ocultado en la relación de Sara Carbonero e Iker Casillas no ha hecho más que empezar. Los medios de papel cuché y programas como ‘Salvame’ se están haciendo eco de muchos detalles que no conocíamos y que dejan la imagen del ex capitán del Real Madrid y de la Selección Española a la altura del betún. Y las últimas informaciones conocidas se refieren a un presunto ‘problema’ con el alcohol.

En ‘Sálvame es donde más caña le están metiendo al guardameta. Le ha tachado de “tacaño”. Según Kiko Matamoros o María Lapiedra, este egoísmo había llevado a Casillas a tratar a Sara Carbonero de forma muy cuestionable.

Sara Carboner e Iker Casillas
Sara Carboner e Iker Casillas

La peor cara de Iker Casillas

También califican al de Móstoles como “infiel”. Aseguraba Matamoros que existen grabaciones que dejarían muy retratado a Casillas en este aspecto. E incluso aseguró que “un autobús de mujeres” saldría a la palestra para reconocer acercamientos con Casillas.

Asimismo, también lo han calificado como un “bocazas”, en referencia a la entrevista que el meta había concedido a Gustavo González en verano de 2020. Aquella en la que confesó que “no había estado lo suficiente por Sara” y en la que deslizaba la posibilidad de una separación: «Mañana no sé qué va a pasar, a lo mejor en dos años nos separamos y me dices que yo no te he dicho que no, ya pero es dentro de dos años, no ahora ¿Sabes? Hay más cosas detrás, no solo la imagen de Instagram, como digo yo».

Kiko Matamoros
Kiko Matamoros

Iker Casillas tenía problemas con la bebida

Pero lo más preocupante es el presunto problema con la bebida que tendría Iker. Un vicio que no es de ahora, sino que ya tenía cuando jugaba en el Real Madrid.

Según Matamoros, “bebía de gorra” en las discotecas de Madrid. Algo habitual entre futbolistas. Lo que no lo es tanto es que Iker no tuviera ni un detalle con los trabajadores de los locales que frecuentaba. Y mientras se conoce que jugadores como Gerard Piqué siempre han sido muy generosos en cuanto a propinas se refiere, Casillas no soltaba ni un euro. Hasta tal punto que le cerraron el grifo. “Yo aquí bebo gratis», soltó una noche. Pero según Matamoros, en el local le corrigieron: «Bebías».

Y no solo eso. Matamoros también reveló que se habrían producido dos accidentes de tráfico: “Tuvo uno o dos accidentes a las tantas de la madrugada en una rotonda, pero se silenció».

Además, también contó el motivo por el que a Carbonero no le hacía gracia ir al pueblo del portero para pasar unos días con su gente. Y es que al parecer, Iker se pasaba el día en el bar bebiendo y jugando a las cartas.

Es más. En uno de los audios que asegura tener ‘Sálvame’, Iker habría reconocido que tras el infarto ya no puede beber lo que quisiera. «Mi mujer está más contenta porque ya no puedo pimplar”, apuntaría Casillas, aunque aseguraba que si bebía, consumía lo mejor: “Vino bueno y whisky. El whisky caro, para tonterías no estoy».