El suceso tabú en el pueblo de Sara Carbonero que fue el principio del fin con Iker Casillas

La nueva polémica que pone en el punto de mira a Iker Casillas y a Sara Carbonero

Si lo que buscaban Sara Carbonero e Iker Casillas con el comunicado que enviaron hace unas semanas haciendo oficial el fin de su relación es que no se hablara del tema, es evidente que andaban muy equivocados.

De hecho, en apenas unos días se ha comprobado cómo eran muchos los que le tenían ciertas ganas a Iker. Y es que el ex futbolista ha pasado de ser un tipo respetado por todo y etiqueta incluso como “el marido perfecto” a ver cómo los rumores acerca de su personalidad, de su relación con Sara y de ciertos aspectos de su vida privada llenan ahora horas de televisión en ciertas tertulias.

El tabú en el pueblo de Sara Carbonero

En los últimos días se han podido escuchar ya en varios programas informaciones que apuntan a que, por ejemplo, Casillas habría sido infiel a Sara no en una ni en dos ocasiones, sino en unas cuantas más.

Por otro lado, también ha salido a la luz algún episodio polémica de Iker relacionado con el alcoholo y la vida nocturna: “Ha estado muy protegido. Tuvo uno o dos accidentes a las tantas de la madrugada en una rotonda. Pero, se silenció”, apuntó en este sentido el colaborador de Sálvame Kiko Matamoros en el programa.

Por si con todo esto no fuera suficiente, ahora también ha reaparecido la fama de tacaño que tiene Iker. Como apuntan en cotilleo, parecer ser que en un momento dado la familia de Sara Carbonero podría haberle pedido ayuda económica para saldar unas deudas que el padre de la periodista habría generado en su pueblo debido a su ludopatía, un tema tabú en la familia y en el pueblo, pero Casillas se negó. En este sentido, hay quien apunta que el padre de Casillas era quien realmente controlaba todos los gastos de su hijo, y de una forma muy estricta.

Diferente episodios que ahora están empezando a salir a la luz, que no hacen otra cosa que poner el foco aún más sobre la pareja, en especial sobre Iker, y que, desde luego, es justo lo contrario a lo que podrían esperar cuando anunciaron su separación.