La tercera persona que se ha cargado el matrimonio de Sara Carbonero con Iker Casillas: 15 días sin aparecer por casa en Oporto

Sara Carbonero e Iker Casillas rompen su relación. Unos audios pueden contar toda la verdad de lo que sucedió

Sara Carbonero e Iker Casillas anuncian finalmente su separación tras meses de especulaciones y rumores. La pareja ha decidido poner punto y final a esa historia de amor que empezó en el Mundial de Sudáfrica con un beso del entonces guardameta a la periodista tras proclamarse campeones. Juntos han formado una bonita familia. Son padres de dos niños, Martín y Lucas, y quieren que estos sufran lo menos posible con estos cambios. Sara e Iker se mantendrán unidos por el bien de sus hijos. Ambos han acabado de una forma cordial. Después de comunicar su separación mediante sus respectivas redes sociales, publicaron una imagen jugando al parchís con sus hijos.

A pesar de ya no vivir juntos, Iker Casillas no se separó del lado de Sara cuando ésta tuvo que ser de nuevo intervenida de urgencia. Los dos salieron juntos del hospital. La semana pasada también se les vio comer juntos en un restaurante junto a Isabel Jiménez. La relación acaba, pero siguen siendo buenos amigos.

Iker Casillas se echa la culpa de todo y es que confiesa que no estuvo todo lo que tendría que haber estado al lado de su expareja. La madre de sus hijos sacrifico todo por él y éste no ha hecho lo mismo. La relación de ambos empezó a hacer aguas cuando el exguardameta fichó por el Oporto y todos se tuvieron que marchar de Madrid. Carbonero pidió una excedencia en Mediaset. Desde entonces ya nada volvió a ser igual. Cuando se instalaron en Madrid empezaron las sospechas. Ya no hicieron más vida en común.

‘Sálvame’ habló de unos audios donde Iker Casillas reconoce sus errores y se apena de la situación. Kiko Matamoros cuenta lo que se escucha en esa conversación con una mujer. “Pero es más, hay audios por ahí de él confirmando esta situación. Evidentemente, no son publicables. Evidentemente, no se pueden sacar, pero él habla de intimidades por su parte y fallos que ha podido tener en su relación”, dijo con cautela el colaborador de ‘Sálvame’ que aseguró que Iker “reconoce la situación y además se culpabiliza”.

‘Viva la vida’ se ha hecho en posesión de estos audios y los han escuchado de forma privada para sacar conclusiones. Según José Antonio Aviles “los audios no son el detonante de la separación y a uno de los dos, de Sara e Iker, le interesaba que se hiciera público que el matrimonio estaba roto”. Según han comentado en el programa, sólo hay audios de Iker y no de su interlocutora, lo que ha levantado suspicacias entre algunos de los periodistas de Viva la Vida. Entre ellos, Diego Arrabal, que preguntaba sí “la persona a la que no se escucha en los audios es la interesada en que se haga pública la ruptura”.

Con esto dejan claro que existe una tercera persona y probablemente pueda ser esa misteriosa amiga de los audios. Fuentes cercanas al entorno de la pareja aseguran que el guardameta, a veces, pasaba demasiados días fuera de casa. En una ocasión estuvo dos semanas sin venir a Oporto. Una tercera persona habría sido el detonante de la relación.