Rocío Flores pierde los papeles con Antonio David Flores en plena calle. “Gritaba, gritaba y gritaba”

El cantante sudamericano Anuel AA paga las consecuencias de su ruptura con la cantante colombiana Karol G

Rocío Flores
Rocío Flores

El pasado domingo fue el gran día. El del estreno de la serie documental sobre Rocío Carrasco. Y desde entonces, los la hija de Rocío Jurado y Antonio David Flores han sido los nombres que más han sonado en muchas revistas de papel cuché y en programas del corazón. Más que ellos, la violencia de género y la poca importancia que se le sigue dando en nuestra sociedad actual. 

El martes de la semana pasada, ‘Sálvame anunciaba a bombo y platillo la que iba a ser una de las entrevistas del año y que llegaría en varias entregas. Y el pasado domingo, en el horario que ocupaba el ‘Domingo Deluxe’, la hija de Rocío Jurado explicó su verdad sobre sus relaciones familiares con sus hijos y con su ex marido, Antonio David Flores.

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco

Telecinco mide los tiempos a la perfección

En Telecinco tenían muy medido el momento en el que anunciarían la entrevista. Sería después de confirmar que Olga Moreno, pareja de Antonio David, participaría en la nueva edición de Supervivientes. De esta forma Olga no podría echarse atrás, con lo que tendrían el morbo servido en el reality sow. Y es que si Moreno decidiera no concursar, tendría que abonar una importante penalización.

Así las cosas, en casa de los Flores decidieron hacerle una fiesta de despedida, y es que Olga tendrá que poner rumbo a Honduras en los próximos días. El encuentro tuvo lugar en un conocido local de Málaga.Y en ella estaban Antonio David y Olga, Rocío Flores y su novio Manuel Bedmar, y David, el hijo pequeño de Antonio David y Rocío.

Fiesta con conversaciones subidas de tono

La velada transcurrió con normalidad, pero Rocío y Antonio David estuvieron un rato apartados del resto, fuera del local, manteniendo una conversación subida de tono. Una conversación en la tal y como nos cuentan, Rocío “gritaba, gritaba y gritaba”, mientras acompañaba sus palabras con “aspavientos” y “gestos de indignación”.