Rocío Flores tiró al suelo y “propinó patadas y golpes” a su madre, Rocío Carrasco. Filtradas sentencia del juzgado de menores

La batalla campal entre Rocío Carrasco y su hija, Rocío Flores, que acaba con la joven dando una paliza a su madre

Rocío Flores
Rocío Flores

Entre los asuntos que tratará Rocío Carrasco en la serie documental que empieza a emitirse este domingo en Telecinco, saldrán a relucir los problemas que ha tenido con Rocio Flores, la hija que tiene con Antonio David Flores. Y entre ellos, la batalla campal que se vivió una mañana de julio de 2012.

Aquel día la que la joven ex concursante de Supervivientes “propinó patadas y golpes” a su madre. Una pelea física, o mejor dicho paliza de hija a madre, que fue el detonante de que a en los últimos ocho años madre e hija no mantuvieran contacto alguno.

Rocío Flores tiró al suelo y “propinó patadas y golpes” a su madre

La escena la recoge la sentencia del Juzgado de Menores número 4 de Madrid 44/2013, emitida tras la denuncia de la fiscalía contra Rocío Flores, que ha circulado por los medios esta semana, y que narra los hechos ocurridos aquella lamentable mañana del 27 de julio de 2012.

Aquel día madre e hija se encontraban en la cocina a punto de desayunar, cuando una nectarina desató una batalla campal. La escena derivó en una pelea a gritos y golpes que acabó con Rocío Carrasco en el suelo dos veces. Una en la cocina y otra en la entrada de la casa, cuando intentó retener a Rocío Flores.

La sentencia que distanció para siempre a Rocío Carrasco y Rocío Flores

“Sobre las 8:00 h del día 27 de julio de 2012, encontrándose la menor en el domicilio familiar junto a su madre, la pareja de esta y su hermano, inició una disputa con aquella en el transcurso de la cual le propinó varios golpes, llegando incluso a tirarla al suelo, para posteriormente seguir golpeándola, dándole varias patadas”, rezaba la sentencia del Juzgado de Menores número 4 de Madrid 44/2013.

“Como consecuencia de los hechos, Rocío Carrasco sufrió policontusiones con equimosis en la región frontal derecha, con edema en ambas muñecas, en muslo derecho, en el antepié derecho y un hematoma en el segundo dedo del pie derecho, para cuya curación únicamente precisó de una primera asistencia facultativa y de las que tardó en sanar ocho días, uno de los cuales estuvo impedida para el ejercicio de sus ocupaciones habituales”, concluye.