Amigo indiscreto de Bertín Osborne y Fabiola cuenta la verdad del divorcio: peor que terceras personas

Bertín Osborne traicionado por su íntimo amigo. Lo cuenta todo sobre su relación con Fabiola

La separación de Bertín Osborne y Fabiola Martínez sigue trayendo cola. Tras anunciar hace poco menos de un mes su ruptura, muchos son los rumores, pero más las certezas de lo que había detrás.

Por mucho que el cantante y su ya ex mujer intentaran vender que fue una separación súper amistosa, varias fuentes indican que -aun y haber terminado bien- los motivos reales de ruptura no eran exactamente los que contaba Bertín en una carta abierta a la audiencia pocos días después de romper la relación. Y quien mejor para contar la verdad que un amigo íntimo de Bertín y muy próximo a la pareja: Paco Arévalo.

Y es que el humorista no ha dejado títere con cabeza en su reciente visita a los platós de ‘Sábado Deluxe’. Por mucho que fuera realmente a explicar su flamante y sonora relación con Malena Gracia, que lo acompañó en plató durante la entrevista que les realizó Jorge Javier, el madrileño lo ha soltado todo sobre la fractura sentimental entre Osborne y Fabiola tras 20 años de idilio y dos hijos en común.

“Discutían mucho”, afirmaba Arévalo ante la insistencia de las preguntas de los colaboradores del Deluxe el pasado sábado. Sin cortarse un pelo, el humorista ha dejado claro que Bertín nunca había querido hacer sangre en el anuncio de su ruptura, pero que los motivos reales estaban ocultos en la carta pública que ofreció el presentador de ‘Mi Casa es la Tuya’ a los medios de comunicación.

“Un Bertín más apagado”

“Un día le pregunté a Bertín si estaba mal con Fabiola y me dijo que sí. Yo le veía distinto, más apagado, más retraído…”, apuntaba Arévalo dando más detalles sobre el motivo real del fracaso sentimental de Osborne y Fabiola. “No era el Bertín divertido”, confesaba el novio de Malena Gracia, revelando el por qué certero de la ruptura que había dejado en el aire Bertín en el comunicado emitido. “Bertín es caballeroso y se echaba él toda la culpa. Pero cuando dos discuten, la culpa la tienen ambos”, zanjó el Arévalo más sincero.