Anabel Pantoja negocia una humillación sin precedentes en la reunión previa de Sálvame: todo por la pasta

Anabel Pantoja se convierte en la marioneta de la dirección de 'Sálvame' y estos tiran por tierra su negocio de joyas

En ‘Sálvame’ puede pasar absolutamente de todo. Es un show en sí mismo. Los directivos de ‘Sálvame’ y el gran equipo de redacción que hay detrás, que ayer presentaron a los espectadores, hacen una increíble labor por conseguir atrapar a la audiencia con sus alocadas historias. Esta semana la gran protagonista ha sido Anabel Pantoja, una vez más. En esta ocasión, el programa quería saber de primera mano si la prima de Kiko Rivera podría estar embarazada de su «negro» tras una publicación de su Instagram, donde éste aparecía tocándole la barriga. Aunque esta imagen era solo para contestar a todas las críticas que recibe por sus curvas, Anabel Pantoja deja claro que todo puede ser porque no toman precauciones.

El primer día Anabel Pantoja se sometió a un test de embarazo que dio positivo. La colaboradora veía que le estaban tomando el pelo, ya que según ella no podía ser, aunque tenía ciertas dudas y se volvió a hacer la prueba una vez llegó al hotel, donde dio negativo. Al día siguiente, el programa le preparó una sala de hospital improvisada para someterse a una ecografía. La joven se prestó al show donde la volvieron a ridiculizar.

Anabel Pantoja se ha convertido en una marioneta en manos de la directiva de ‘Sálvame’ solo por ingresar unos euros de más. La colaboradora se deja hacer de todo. Estos dos últimos días pasó de tertuliana a invitada especial, es decir que sueldo, de algo más de 1.000 euros al día, aumentó. ¿Merece la pena?

Lo peor es que Anabel Pantoja acabó arremetiendo con todos sus compañeros y con la dirección del programa por querer destrozar su negocio de joyas y ahora si que lo han echado por tierra, muy enfadados.