Bochorno con la hermana de Andrea Janeiro, Julia, en plena calle: los amigos la tienen que agarrar para evitar una pelea mayor

Julia Janeiro se pelea con un hombre de 70 años en el partido de fútbol de su novio

Julia Janerio se ha convertido en la mujer más buscada del momento desde que cumplió la mayoría de edad. Sus movimientos en Instagram y su rápido crecimiento hicieron presagiar que la hija de Jesulín de Ubrique tenía ganas de dedicarse a las redes sociales y a los medios de comunicación. Sin embargo, no ha sido así. Por el momento, la hermana de Andrea Janeiro quiere vivir en el anonimato, pero la prensa no se lo pone nada fácil.

Julia Janeiro ha tomado la decisión de privatizar su cuenta de Instagram con sus 180.000 seguidores. Y no solo eso, también ha optado por desactivar los comentarios para evitar cualquier crítica, insulto o falta de respeto. Desde que consiguió tal repercusión, la hermana de Andrea Janeiro ha cosechado una importante banda de detractores.

Este fin de semana la joven fue pillada teniendo un encontronazo con un señor a la salida de un partido de fútbol de su novio, Brian, que juega en el Aranjuez. Según ha relatado en ‘Sálvame‘ un supuesto testigo de la bronca, Julia Janeiro no dudó en sacar a relucir su gran carácter e increpar a un señor que, supuestamente, la estaba mirando demasiado. El polémico rifirrafe se habría producido dentro del propio campo de fútbol, en una zona reservada a los familiares y amigos de los jugadores de fútbol de ambos equipos.

Julia Janerio esperaba a que su novio se cambiase tras finalizar el partido. «A la salida del partido hay una zona en la que no se puede pasar todo el mundo, solo los familiares de los jugadores. Allí estaba yo esperando a un jugador del otro equipo y la reconocí a ella al ver que estaba increpando a un hombre mayor, de unos 70 años, que estaba en la calle», ha asegurado el testigo en ‘Sálvame‘.

Los amigos de Brian y Julia la agarran

Según ha añadido el testigo, el motivo del enfado de Julia Janeiro tuvo que ver con la actitud del señor hacia ella, ya que este no dejaba de mirarla. La hija de Jesulín de Ubrique se rebotó. «Ella se acercó al hombre, iba a por él, aunque sus amigos estaban intentando calmarla diciéndole venga, déjalo, ya está. Yo me quedé alucinada porque al principio, cuando la vi, me pareció poca cosa, súper pequeña, pero luego vi cómo se puso y pensé de pobrecilla nada. A mí la impresión que me dio es que no se corta un pelo. No creo que sea la primera vez que le dice a alguien que deje de mirarla», ha añadido el testigo.