Chelo García-Cortés habla del episodio más oscuro de Isabel Pantoaja: magia negra, vudú y brujería

Chelo García-Cortés defiende a su amiga Isabel Pantoja frente a la brujería lanzada por Maite Zaldívar, su enemiga

Isabel Pantoja en el punto de mira. Cada vez se habla más de ella desde que Kiko Rivera decidiese empezar una guerra mediática para que se cumpla la voluntad de su padre, Paquirri. El DJ ha dañado la imagen de su madre, tanto profesional como personal. Y parece que muchos están dispuestos a hundirla aún más. Mucho se habló del posible embrujo que habría hecho sobre ella Lola Flores, algo que hartó a su propia hija y desmintió. Sin embargo, si que hay que reconocer que desde entonces Isabel Pantoja no levanta cabeza.

Maite Zaldívar acudió como invitada al Deluxe para hablar de Isabel Pantoja. Lógicamente, su gran enemiga solo podía despotricar de ella. «Me robó mi vida. Llegaron a acusarme de que lo que tenía eran celos de ella, porque me había quitado económicamente algo. Disfrutó haciéndome daño», empezaba diciendo.

En ese momento Chelo García Cortés salió en defensa de quién un día fue su mejor amiga y acusó a Maite Zaldívar de haberla hecho vudú. La ex de Julián Muñoz negaba inmediatamente esas acusaciones. «Yo esas cosas las respeto mucho porque luego se vuelven en tu contra», decía para luego añadir que lo que le pasa a Isabel Pantoja es que es “gafe».

Para profundizar un poco más en el tema, entraba en el programa David Trivín, tarotista y vidente: «Las víctimas de vudú sufre un gran cansancio, no pueden dormir, tienen dificultad para respirar, mucha ansiedad. Lo peor es que todo sale mal en la vida y no salen proyectos profesionales». Pues perfectamente podría estar hablando de Isabel Pantoja.

El vidente ha dado unos consejos para que se le quite a Pantoja el mal de ojo que le han podido echar. «Debe bañarse durante siete días con agua bendita de siete iglesias distintas, añadiendo siete hojas bendecidas de laurel y los pétalos de siete flores blancas, además de un puñado de sal gorda y un chorro de colonia fresca con dos gotas de amoníaco. También, deberá dormir con un crucifijo y unas tijeras abiertas debajo del colchón”.