Compañera de María Patiño en Telecinco acude al psicólogo por problemas en el trabajo

La compañera de María Patiño en Telecinco que habla sin tapujos de sus visitas al psicólogo

María Patiño sabe muy bien, entre otras cosas porque lleva muchos años sentándose casi a diario delante de las cámaras, que trabajar en televisión no es nada sencillo. Y mucho menos hacerlo en Telecinco, una cadena en la que las audiencias mandan por encima de todo.

En la cadena de Paolo Vasile, sobre todo en programas como Sálvame, han sido varios los presentadores y colaboradores que, de vez en cuando, han decidido toarse un respiro, desaparecer durante un tiempo para cargar pilas y egresar con más fuerza.

Este tipo de programas requieren estar siempre al cien por cien, y, como bien sabe también Patiño, una manera más que buena de poder ir gestionando el estrés es con ayuda de un psicólogo o terapeuta.

Nuria Marin explica los beneficios de una buena terapia

Y no ha sido otra que Nuria Marin, presentadora y compañera de María Patiño en Telecinco, la que ha desvelado recientemente que hace ya tiempo que acude de forma regular al psicólogo.

Empecé a ir cuando supe que mi padre no iba a superar el cáncer que tenía«, apuntó  en Instagram. «A mi padre le quedaba menos de un año de vida y fui para hacerme a la idea y prepararme para ello«, contó Nuria.

Eso sí, una vez su padre falleció, no dejó de ir: “Cuando mi padre murió, me ayudó mucho a sobrellevar el duelo y enfrentarme a mis miedos» y «Seguí yendo por otros temas como el estrés en el trabajo», apunta.

Una ayuda que, desde luego, le está sentando de maravilla a la presentadora. Al menos así lo explica ella, que apunta que ir al terapeuta le ha ayudado a ir poco a poco ordenando sus pensamientos: “Desde noviembre estoy yendo porque ir es un ejercicio intelectual, pues te obliga poner en orden tus pensamientos”.

Una confesión que, desde luego, no hace otra cosa que naturalizar el hecho de acudir a un psicólogo o a un terapeuta. Por suerte, cada vez son más los que hablan de ello sin temor alguno.