Concursante de ‘La isla de las tentaciones’ asegura que iba bebida prácticamente siempre: fiestas fuera de control autorizadas por Telecinco

La isla de las tentaciones 3 está siendo todo un fenómeno social. Una concursante explica lo que sucedía en la casa

La tercera edición de ‘La isla de las tentaciones‘ está imparable. El reality estrella de Telecinco no toca techo y ha logrado superar a sus dos primeras temporadas. «Se ha convertido en un fenómeno viral por varias causas. Es un contenido ‘prohibido ‘o morboso: una isla del Caribe, verano, alcohol, jóvenes y posibles infidelidades. Hay espectadores adictos al morbo. Genera una adicción que funciona como la dependencia a la droga», aseguraba al periódico ‘ABC’, Lara Ferreiro, psicóloga experta en terapias de pareja y sexualidad.

El alcohol nunca falta en las respectivas villas cuando tiene lugar sus respectivas fiestas. Fiama es una de las que reconoce que la ebriedad es lo que provocó que sucumbiese a la pasión con Manuel. Ésta ha repetido la experiencia, ahora como tentadora, después de ser concursante. La joven ha revolucionado la casa de los chicos, especialmente la vida del novio de Lucía.

Aquella noche Manuel fue infiel a su pareja hasta en dos ocasiones, con ella y con Stefany. El andaluz iba sobrepasado, pero eso no es una excusa a la hora de engañar a una persona. Fiama ha echado la culpa de sus acciones al alcohol. En los primeros capítulos se puede intuir en los concursantes de Villa Montaña una actitud achispada. Los espectadores vieron un comportamiento poco habitual en los concursantes e hicieron memes con ello.

A Fiama le entró la risa y no dudo en hacer humor de ello en sus redes sociales. «Ojalá pudiera ser Fiama e ir todo el día borracha», decía el meme publicado por la concursante. No obstante, asegura que no es ningún ejemplo de nada y no se siente orgullosa de su actitud y de lo que se vio en la isla. «No estoy orgullosa, pero al menos se dan cuenta que no estoy en mis cabales», comentaba en la misma publicación. Son muchos los adolescentes que ven el programa y no es el mejor ejemplo de comportamiento.