Cuenta bancaria destapa negocio de comisiones de colaborador de Sálvame por vender información de Isabel Pantoja

Kiko Rivera decide alejarse de 'Sálvame' pero se pone en el punto de mira por esta entrevista inédita grabada en cámara oculta de 2006

El pasado martes ‘Sálvame‘ se convirtió en un cine improvisado. Los espectadores y los colaboradores estaban a punto de ver una entrevista inédita de Kiko Rivera tomada sin su permiso. Data del año 2006, cuando el DJ no pasaba por un buen momento. En aquella época admitió que estaba sobre los efectos del alcohol y las drogas. El paparazzi Gustavo González, presente en plató, se aprovechó de la ocasión y grabó al hijo de Isabel Pantoja en cámara oculta. Éste, sin saber que le grababan, arremetió duramente contra su madre, sus hermanos y todo aquel que se le ponía por delante.

Ese día María Patiño no acudió al programa. Pero el miércoles aclaró absolutamente todo porque ella también sabe muchas cosas de esta táctica. “Kiko en esa época estaba mal y necesitaba dinero de forma tan inmediata, que había veces que hacía alguna declaración por una chaqueta de cuero, por una cantidad de dinero muy pequeña que representaba una necesidad de dinero muy inmediata”. Gema López y Lydia Lozano ya anunciaron el día anterior que Kiko Rivera vendía hasta a su madre con tal de conseguir liquidez.

Patiño concretaba sus palabras y daba detalles que implicaban al que fuera su amigo Gustavo González: “Sus declaraciones tenían un valor superior a lo que él cobraba. […] Kiko no sé si era consciente de a qué precio se vendía el material, pero para que os hagáis una idea, él venía a cobrar un 10% de por lo que realmente se vendía, se llevaba una cantidad mínima”.

Como ejemplo, María Patiño habló de la entrevista que Kiko Rivera concedió cuando cumplió los 18 años donde contó que quería ser novillero como su padre. Por esa entrevista cobró una cantidad irrisoria, mientras que el reportaje se cobró a precio de oro. Gustavo González se aprovechaba de la situación de Kiko Rivera. “Kiko ha vendido a su madre por detrás, garantizo que ha dado información de su madre por detrás por dinero”.

 “Hay abierta una libreta de un banco a nombre de Kiko y Gustavo, yo tengo conocimiento de todo esa historia. En aquella época se le invitaba a una ronda y largaba y a partir de ahí se trabajaba”. Matamoros, no daba crédito, y muy sorprendido aseguró que siempre había pensado que Gustavo había actuado de buena fe, “pero no engañando o dando una miseria, porque antes lo que se pagaba era el 50% de la venta”.