El día más feliz de Ana Obregón junto a su hijo, un año después de su pérdida

Ana Obregón comparte con sus seguidores el día más feliz de su vida junto a su hijo y revela el orgullo que sentía por él

Un 13 de mayo de 2020, Ana Obregón tuvo que despedirse de Álex Lequio, quién falleció a causa de un cáncer. Desde entonces la presentadora ha intentado sacar toda la fortaleza para seguir adelante, siempre sin olvidar a su hijo. En sus redes sociales ha compartido con el mundo emotivos y desgarradores relatos sobre su estado de salud o momentos vividos con el empresario que le han ayudado a desfogarse.

En tan solo unos días, Ana recordará una de las fechas más duras para ella. El 13 de mayo. Marcada en rojo en su calendario. Por suerte, su corta vida al lado de Álex Lequio ha dado para mucho, y son más los buenos recuerdos que los malos. El pasado 9 de mayo es un día muy especial para ella. En este día el empresaria se graduó en Estados Unidos de sus dos carreras y Ana ha querido compartido con sus seguidores con otro emotivo texto.

El orgullo de Ana Obregón

«9 de Mayo 2014. Uno de los días más felices de tu vida y de la mía. Te graduaste en dos carreras con la máxima puntuación en una de las mejores y más más exigentes Universidades del Mundo, la Duke University», comienza escribiendo junto a varias imágenes de ese día.

«Conseguiste que te admitieran encerrándote en tu habitación, estudiando sin parar durante más de un año . Pero lo que más te gustaba era que tus padres se sintieran orgullosos de ti. Y lo estamos, Aless . Me siento la madre más orgullosa del mundo. Y la más triste….», termina diciendo.

Sus amigos y compañeros, así como sus seguidores, se volcaban de nuevo en ella para reconfortarla con bonitas palabras. «Qué dolor siempre en tus comentarios querida Ana!! Mucho ánimo y fuerza!! Todo mi cariño», escribía el coreógrafo Poty Castillo. «Siempre se me parte el corazón leerte, y a la vez me llena de orgullo saber que estás transformando ese dolor en una organización para ayudar a la investigación de esa terrible enfermedad», compartía Lidia San José.