El episodio más terrible: Rocío Flores increpando a Rocío Carrasco de beber y fumar durante el embarazo. “No querías tener a David”

Rocío Carrasco relata el episodio más duro que vivió en casa junto a sus hijos tras el cambio de actitud de Rocío Flores

Rocío Carrasco ha arremetido duramente contra todos, especialmente contra Antonio David Flores, su gran enemigo. También se ha posicionado al respecto de su relación con sus hijos. Esta semana Rocío Flores ha lanzado otro dardo a su madre. Y es que puede llegar a entender que a ella no le coja el teléfono, pero lo que no tiene explicación es que no se haya preocupado de su hijo David Flores. 

De éste, para el único que no tiene malas palabras, ha hablado en este octavo capítulo. La mujer de Fidel Albiac ha emitido las palabras que Rocío Flores le dedicaba con tan solo 11 años. Una vez más quiere dejar constancia que ese cambio de actitud fue por culpa de Antonio David Flores. 

El drástico cambio de actitud de Rocío Flores

La hija de Rocío Carrasco recuerda emocionada como su hijo David Flores salía en defensa de su madre e intentaba mediar entre ella y su hermana recibiendo represalias por parte de Rocío Flores. 

«El tema de su hermano, ya le habían dicho que estaba enfermo por mi culpa porque bebía y fumaba durante el embarazo. Un día a su hermano tenía dolor de cabeza y yo estaba con él y ella me increpó, David cuando ella me decía cosas se metía en medio y le decía ‘a mamá no le chilles, a mamá no le insultes’. Ella me dijo cuando me volcaba en David: ‘ahora sí te preocupas, pero tu bebías y fumabas en el embarazo y tú no querías tener a David, mi hermano'», ha explicado Rocío Carrasco sin poder reprimir las lágrimas.

«Eso se vive partiéndome en dos, partiéndome el alma, el corazón, todo. Yo no he dicho nunca ‘Rocío eso no es así’, siempre le decía ‘Rocío no es verdad cuando seas mayor tú lo entenderás’. Cuando lloraba me decía ‘ya me advertía mi padre, se va a hacer la víctima y va a llorar’ y lo decía mirándote a la cara y a los ojos. Era como Jekyll y Mr. Hyde, una belleza rubia con ojos maravillosos y guapísima y esa cara de ángel se transformaba en un demonio, le cambiaba esa imagen una milésima de segundo en cuanto le entraba en la cabeza esa información del padre», ha continuado Rocío Carrasco dejado al descubierto los cambios de humor tan brutales que Rocío Flores era capaz de experimentar en cuestión de segundos.

Una vez más echa la culpa de la actitud de Rocío Flores cuando era una niña a Antonio David Flores y a Olga Moreno. «Rocío en ese hospital (mientras estaba su hermano ingresado) actúa conmigo como a ella le habían indicado: faltando el respeto, a mí no me mandas, a mí no me dices, en esa ocasión ella es víctima porque la familia le reprende esta actitud que ellos habían fomentando”.