El vídeo que destapa el empujón a Rocío Flores en la foto acordada para hundir a Rocío Carrasco

Rocío Flores y David Flores se convierten en la imagen más buscada del homenaje a Rocío Jurado

Hace 15 años que Rocío Jurado falleció a causa de un cáncer. Tras su muerte la familia se fracturó. Su hija, Rocío Carrasco, se fue distanciando poco a poco de todos sus familiares. El pasado fin de semana se le rindió, como todos los años, un homenaje en su tumba. Nuevamente, la mujer de Fidel Albiac fue la gran ausente. Con la emisión de la serie documental, ahora más que nunca la familia de Rocío Jurado está de rigurosa actualidad. Por eso, no faltaron los medios de comunicación a las puertas del cementerio.

Al homenaje familiar acudieron otros vecinos de la zona y algún que otro curioso. En primera fila estaban los nietos de Rocío Jurado, David y Rocío Flores. También se podía ver a Gloria Camila, quién incendió las redes sociales con su vestuario. La joven eligió una americana de color lila, el mismo que usó Rocío Carrasco para la emisión de la serie documental. Un espontáneo gritó: «Yo soy Rocío Carrasco».

Pero no fue éste el vídeo más viral. ‘Socialité’ grabó todo el sentido homenaje y quedó al descubierto un pequeño detalle. El empujón que José Antonio, marido de Gloria Mohedano, dio a Rocío Flores. En la imagen se puede ver a los dos hermanos cogidos de la mano. David, visiblemente afectado. José Antonio empuja a Rocío Flores para que ésta se acerque más a su hermano y conseguir a foto deseada. Los dos abrazados y envueltos en lágrimas.

Las palabras de José Antonio en defensa de Rocío Flores

El cuñado de Rocío Jurado está muy dolido con las palabras de Rocío Carrasco. «No queremos nada porque se han pasado muchas líneas rojas y en la vida hay que tener unos principios. Rocío Carrasco se ha olvidado de esos principios y ha pasado las líneas como madre y como hija». https://www.youtube.com/embed/Ycmt-DAFlRk?feature=oembed

«En la vida no se puede ir con odio, porque ese odio te termina comiendo a ti y te hace daño. Ella dijo que había que perder el miedo y lo ha perdido, pero el odio también lo tiene que perder», declaró el marido de Gloria Mohedano para añadir que «»mientras que no pierda el odio, no va a ser feliz en la vida».

Más aún, aseguró que, en vez de hablar para una serie documental, Rocío Carrasco tendría que «haberlo dicho en su momento»: «En su momento no se lo dijo a nadie. Entonces el fallo es de ella. Yo no me la creo porque la conozco, esa es la razón y conozco a sus hijos y a su marido».

De hecho, se quejó de que todo el mundo admite «que ella diga que las lágrimas de su hija (Rocío Flores) no son verdad. Si ella no cree las lágrimas de su hija, yo no me creo las suyas. No me lo creo, porque yo conozco las dos versiones de aquella pelea desde hace muchísimo tiempo. A mí no me compete contar la versión de Rocío Flores, no la voy a contar. Yo he escuchado las dos versiones y yo me creo a Rocío Flores«.

Por si fuera poco, insinuó que el testimonio de Rocío Carrasco sobre la pelea con su hija está engrandecido: «Hay una mente que es la organizadora y la creadora. Es la marioneta de esa mente que es la que dirige todo el tiempo».