Filtrado escrito de la Guardia Civil que recoge las agresiones de Kiko Matamoros a Makoke

Un usuario de Twitter saca a relucir una denuncia que Makoke interpuso en la Guardia Civil a Kiko Matamoros por agresiones, amenazas e insultos

Kiko Matamoros y Makoke siguen en pie de guerra. La colaboradora de ‘Viva la vida’ se hartó de sus últimas amenazas y decidió denunciarle, precisamente por este motivo. Amenazas, vejaciones y vulneración de su intimidad. El colaborador de ‘Sálvame’ lleva varios meses atacándola sin respiro. Hace poco más de un mes se sometió a un escandaloso polideluxe donde confesó que tomaba drogas desde los 15 años y echó la culpa a Makoke. También aseguró que personas del entorno de su exmujer le intentaron envenenar. Ahora cuenta que tiene dos horas de grabaciones que dejarían en muy mal lugar a la madre de su hija Anita Matamoros, con quién no se habla desde hace más de un año.

Kiko Matamoros fue puesto en libertad hasta que se celebrase el juicio porque no ven riesgo de fuga. Ambos acudieron a declarar a los juzgados. La revista Lecturas desvela las palabras de Makoke. «Sostiene haber recibido insultos y faltas de respeto, además de mensajes amenazadores en su móvil que ha presentado como prueba. Ha trasladado a la jueza el temor que le despierta Kiko».

Afirma Lecturas «Makoke siente TERROR en mayúsculas porque Matamoros practique boxeo y confesó a la magistrada la grave insinuación que hizo sobre ella Kiko, al apuntar que ambos consumían cocaína».

Un usuario de Twitter ha recuperado una denuncia que Makoke puso a su entonces marido en 2010 por agresiones. Ese incidente se denunció a la Guardia Civil, tal y como consta el acta. «Se encontraban de copas de madrugada en la discoteca Buda. Un hombre llamó cornudo al marido y se enzarzaron en una pelea. De camino a casa Kiko le dice a su esposa «puta, zorra, mira lo que me dicen por tu culpa’ propinándole golpes en la nuca. Makoke no contestaba para no agravar la situación. Él entra en el dormitorio con ganas de seguir discutiendo, ella le dice que va a despertar a los niños. Arranca un teléfono, la agarra de los pelos tirándola al suelo, llegando a pisarle la cara, la insulta y golpea varias veces. Ella dice que llamará a la policía a lo que él contesta ‘Llama que los espero’. Cuando llegan los agentes ella les dice «No voy a denunciar al padre de mi hija. Solo quería que se fuera de casa».