Foto impactante vinculada a Rocío Carrasco obliga a Antonio David Flores a dar la cara en Sálvame. “¿Nuevo negocio?”

Rocío Flores acompaña a su novio, Manuel Bedmar a hacerse un tatuaje y sale ella con dos

Rocío Flores decidió perder el anonimato para defender a su padre en ‘GH VIP 7’, un hecho histórico en la televisión. Es como si Andrea Janeiro de pronto decidiese conceder una entrevista. Y lo mejor, al terminar el concurso, se atrevió a participar en ‘Supervivientes 2020’. Pero después lo dejó todo. Ni tan siquiera quiso dar la entrevista. Rocío Flores solo quería conseguir popularidad para dedicarse a las redes sociales, donde se aproxima al millón de seguidores.

Pero, ¿y si realmente detrás de sus intenciones se esconde algo? Desde que Rocío Flores acaparase los medios de comunicación, indirectamente Rocío Carrasco se puso en el centro de todas las noticias. Realmente, la hija de Antonio David Flores solo quería una oportunidad para volver a hablar con su madre, algo que no sucedió y se rindió.

A pesar de no tener contacto con su madre, y haya pasado lo que haya pasado entre ellas años atrás, Rocío Flores la tiene muy presente, así como a sus abuelos maternos. Rocío Flores acudió a su tatuador para que Manuel Bedmar se hiciese un tatuaje, pero ella salió también con uno o mejor dicho, dos. «Sí, he pecado», escribió en sus redes sociales.

“Son las dos firmas de mis abuelos, originales, clavado de sus puños y letra”. Rocío luce ahora en cada brazo la firma de su abuela, Rocío Jurado, y de su abuelo, Pedro Carrasco. “Rocío Mohedano y Pedro Carrasco y el guante con el que ganó el campeonato del mundo”. 

Nuevamente Rocío Flores vuelve a hablar públicamente del núcleo Carrasco Jurado. «¿Nuevo negocio?», se preguntan los espectadores. Parece que padre e hija están dispuestos a hablar de nuevo del pasado para sanear sus cuentas.