Foto publicada en las últimas horas desentierra la peor pesadilla de Andrea Janeiro y Belén Esteban

Belén Esteban vuelve a recordar su relación con Jesulín de Ubrique tras las últimas publicaciones y cuenta la verdad

Julia Janeiro está a punto de cumplir 18 años y se avecina una importante tormenta, mucho mayor que la que ha traído Rocío Carrasco. Todo apunta que en cuanto se despixele su rostro, la hija de Jesulín de Ubrique quiere dedicarse a los medios de comunicación y a las redes sociales. De hecho, tras el último encontronazo de María José Campanario y Belén Esteban, la joven observó un cambio en el número de sus seguidores en Instagram, de 3.000 a 40.000. Una subida que ha aprovechado para darle un toque más cuidado y artístico.

Julia Janeiro es la segunda hija de Jesulín de Ubrique, todos sabemos que la primera es Andrea Janeiro, fruto de su relación con Belén Esteban. Sin embargo, parece que al diestro le gusta más la segunda. Jesulín y Julia han creado un vínculo indisoluble. Cuando están juntos se les puede ver una gran complicidad. Ha sido siempre su ojito derecho y con ella ha compartido estos últimos 18 años. Todo lo contrario que con Andrea Janeiro. La de Paracuellos se llevó a su hija en brazos cuando tan solo tenía 3 meses y ya no la volvió a ver con asiduidad. De hecho, ya las visitas son inexistentes. Andrea Janeiro no tiene relación con su familia paterna.

Julia Janeiro acaba de incendiar más la llama al publicar una instantánea de ella abrazada a Jesulín de Ubrique mientras éste sonríe de felicidad. La fotografía solo confirma la buena relación que existe entre ellos. El torero se desvive por Julia. Belén Esteban se intenta morder la lengua tras ver estas imágenes. Ya volvió a hacer alusión al torero cuando se dio inicio a las emisiones del documental de Rocío Carrasco.

Estas últimas semanas se comparaba la historia de Carrasco y Flores con la de Esteban y Ubrique, algo que ella ha querido negar enfadada. En este caso Belén si que defiende a Jesulín. “No he tenido ningún problema de los que han vivido ellos, con catorce denuncias y demandas. Ya está bien, que siempre estáis comparando”, decía malhumorada la de Paracuellos del Jarama. “Es complicado porque no quiero hacer culpables de nada ni a unos ni a otros. Lo que más me joroba es que a veces los mayores no actuamos bien y pagan las consecuencias nuestras descendencias. Los problemas de los padres, son de los padres, los niños nunca se tienen que ver afectados”, comentaba.

 “ Nosotros no hemos tenido denuncias por maltrato ni problemas con los hijos. Siempre me ha dado lo que me tenía que dar. 1.200 euros al mes. Bueno, a mí no, a su hija“. Y terminaba apostillando algo de suma importancia para ella y que siempre ha criticado al torero: “Pero que hable de por qué tiene esa dejadez. Me he sentado muchas veces a hablar de mi vida cobrando. ¿Por qué no lo hace él?”.