Golpe inesperado a María Teresa Campos a los 80 años moviliza a Terelu y Carmen Borrego

María Teresa Campos se queda nuevamente sin programa tras las nefastas audiencias de 'La Campos móvil'. Telecinco no tiene hueco para las entregas pactadas

María Teresa Campos quería que Rocío Carrasco hablase antes de morir. Así se lo recordaba todos los años. Ese momento ha llegado y ha copado toda la programación de Telecinco. No hay otro tema. La comunicadora está muy contenta, pero a la vez triste por su último revés laboral. La malagueña se ha vuelto a quedar sin su espacio en televisión. La madre de Terelu Campos y Carmen Borrego se mostraba ilusionada ante su nuevo proyecto, ‘La Campos móvil’.

En una furgoneta con los cristales transparentes, María Teresa Campos recorrería Madrid de la mano de alguna persona de importante relevancia. Su primer programa tuvo como invitada a Isabel Díaz Ayuso. Justo se emitió en el día en que la presidenta de la Comunidad de Madrid fue la gran protagonista del día. Aún así, el espacio no logró interesar a nadie. Se quedó con un triste 12,5% de cuota de pantalla e hizo descender a ‘Sálvame Tomate’, donde se emitió el espacio. No pudo batir al imparable ‘Pasapalabra’.

La cúpula directiva de Mediaset se ha reunido para hablar del nuevo programa de María Teresa Campos. Debido a las bajas audiencias se ha retirado de la parrilla de Telecinco. Con ella se pactaron varias entregas. Finalmente se grabarán y se emitirán en el momento en que la cadena tenga un hueco que rellenar. Ahora mismo ‘La Campos móvil’ no es ninguna prioridad.

María Teresa Campos está hundida tras conocer las audiencias. No quiere hablar de su vuelta a la televisión. Los espectadores le han dado la espalda, incluso aquellos que tanto la quisieron en su época dorada de los 90. La comunicadora ya no interesa a nadie y éste ha sido un golpe de realidad. Por el momento, Mediaset no ha cancelado para siempre ‘La Campos móvil’, pero si que se confirma que no habrá segunda temporada. Nuevamente, a sus 80 años, se queda sin programa.