Grabación de Carlota Corredera sobre Rocío Carrasco confiesa actividad delictiva escondida por Telecinco

Las palabras de la presentadora de ‘Sálvame’ Carlota Corredera que pueden meter en un serio lío a Mediaset por el documental de Rocío Carrasco

Carlota Corredera
Carlota Corredera

La serie documental ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, no deja de ocupar horas y horas y horas de televisión en Telecinco. En ‘Sálvame’ no hablan de otra cosa. Ya no se pueden contar las personas que han pasado por los estudios de Mediaset para “analizar la situación de Rocío Carrasco”.

Hay que decir que en primera instancia está muy bien el terremoto que ha generado el testimonio de la hija de Rocío Jurado y que ello haya puesto el foco sobre el problema de la violencia de género. Es necesaria la actuación de las autoridades en este sentido.

Lo cuestionable es que en Telecinco solo se centran en Carrasco y sus problemas, cuando en realidad son miles de mujeres las que padecen estos problemas, solo que la cadena ‘amiga’ no les da voz. Y con todo parece que Rocío sea la que más ha sufrido, la que más problemas tiene, la que más agresiones ha vivido…

Descuido revelador de Carlota Corredera

Pero ojo, porque hay un detalle que podría hacer que la justicia ponga contra las cuerdas poner a Telecinco. Un descuido de Carlota Corredera ha dado lugar a que algunos medios se pregunten si en la emisora han obrado correcta y éticamente.

«No quería» hablar y la convencimos», reveló la presentadora de ‘Sálvame’. Unas palabras que ponen en un compromiso a los responsables de Mediaset si se tiene en cuenta que Rociíto, tal y como ella misma señaló en su relato, está «en tratamiento psiquiátrico y psicológico desde 2011».

Posible delito de Telecinco

Tal y como apunta el periodista Federico Giménez Losantos en su programa de radio, ello podría incurrir en un delito. «A Carlota Corredera, no sé si aposta, yo creo que no, se le escapó algo que podría costar un juicio: convencieron a una mujer en tratamiento psiquiátrico para que hablase. La convencieron, porque no quería hablar, para que hablara. Que la manipularon. Confesó una actividad delictiva», empezó Losantos.

“No puedes convencer a una persona que está así de que hable de lo que te conviene por razones puramente comerciales. Es casi la imputación de un delito a la cadena, cuando Rocío Carrasco lleva diez años en tratamiento y demuestra su inestabilidad psíquica durante lo grabado. Le pagas una millonada, tú te embolsas una barbaridad, y manipulas a una enferma. Eso es lo que dijo Carlota: ‘ella no quería y la convencimos'», concluyó.