Isabel Pantoja asegura que el matrimonio de Kiko Rivera e Irene Rosales lleva roto desde noviembre

Irene Rosales no puede más. Nuevamente su matrimonio pende de un hilo tras la situación de Kiko Rivera

Antes de que todo saltase por los aires, Kiko Rivera se sentó en el ‘Deluxe’ para pedir disculpas a Irene Rosales. Salió a la luz una supuesta infidelidad que él mismo confirmó con una camarera de su discoteca. No es la primera vez que el matrimonio pende de un hilo, en más de una ocasión la sevillana ha dado vueltas a la posibilidad de separarse. Sin embargo, por el bien de sus hijas y por apoyo al cantante ha decidido permanecer a su lado. El matrimonio entre ambos no ha sido nada fácil.

A pesar de que ambos se han mostrado unidos ante la guerra familiar con Isabel Pantoja. Varias fuentes cercanas al matrimonio aseguran que la relación está tocada y hundida. Una de ellas sería la propia cantante, que ya dejó caer que entre ellos las cosas no iban bien y su episodio con las drogas solo lo estropeó todo aún más. Kiko Rivera confesó que volvió a recaer y aún necesita estar acompañado de alguien para no hacerlo.

Kiko Rivera totalmente hundido tras la guerra con su madre

Kiko Rivera regresó el pasado domingo al ‘Deluxe’ por tercera vez para arremeter duramente contra su madre y dejar las cosas claras. El DJ se hartaba de tantas mentiras y decidía finalmente denunciar a Isabel Pantoja, además desvelaba que había puesto a la venta su parte de Cantora. Tan solo unas horas después, el cantante conectaba con sus seguidores a través de sus redes sociales y se mostraba desgastado. “Estoy mentalmente destrozado”, empezaba diciendo en un video el DJ.

Esta guerra con su madre le está pasando factura. Está preocupado por su salud y por la gente que le rodea, por este motivo ha decidido echar el freno en esta lucha. “No tengo ganas de volver a salir destrozado”. Las palabras de algunas personas, como Belén Esteban, le dejaron completamente hundido. Por el momento, no volverá a hablar en televisión ni en revistas, no obstante la guerra continúa en los juzgados.

“Voy a apearme de todo esto y volcarme en mi música”. Deja claro que la entrevista del domingo pasado será la última.

Todo lo que he contado es verdad. Que me he llevado una desilusión tremenda con mi familia. Mi madre, mi tío… horroroso”, afirma apesadumbrado. Kiko no puede más y necesita volver a coger las riendas de su vida.

“Me afecta a mi día a día”, afirma. “Tengo mal humor, peleo con mi mujer, peleo con mis amigos, hay veces que no tengo ganas absolutamente de nada. Voy a tomar la decisión de apartar un poco todo esto, centrar mis energías en mi música”.

Sin duda las palabras de Belén Esteban han sido determinantes para tomar esta decisión. “Nuestra amiga Belén… zasca, zasca… cuando ella sabe que lo que estoy diciendo es verdad”, afirma el cantante.

“Al final es televisión y hacen su espectáculo como ellos quieren”, sentencia Kiko en su comunicado. “Por mi salud mental tengo que frenar, no puedo más”.