Isabel Pantoja asegura que Kiko Rivera ha vuelto a recaer. Vídeos comprometedores de madrugada

Kiko Rivera se volvió a sentar en el 'Deluxe' y arremetió duramente contra Isabel Pantoja sacando a relucir sus episodios con las drogas

Kiko Rivera ha vuelto una vez más al plató del ‘Deluxe’ para arremeter duramente contra Isabel Pantoja y su tío Agustín. Pero en esta ocasión también se ha atrevido a lanzar varias indirectas a su prima Anabel Pantoja y a su hermana Isa Pantoja. El DJ ha dejado a todos helados al confesar que ya ha puesto a la venta su parte de Cantora y además, ha tomado acciones legales contra su propia madre. La reconciliación ya es inevitable.

«Esta semana va a ser muy, muy movidita, porque mi paciencia ya… Empieza la cosa a ponerse en movimiento… Ya les ha llegado el primer requerimiento a mi madre y a mi tío Agustín. Le di 24 horas y el requerimiento le llegó el jueves. Más de un día. No han ido a recogerlo, así que el notario se lo llevará a casa», explicaba ayer, desvelando que ha cumplido con lo que prometió una semana atrás en ese mismo plató. «Van a tener que rendir cuenta de los poderes que les otorgué…». lanzaba. Asegura que ha puesto en venta Cantora y puede ser que pronto tenga «inquilinos» por ahí tomando café con ella.

«Pensaba que no se podía hacer, pero me he reunido con mis abogados, y sí. Tengo un comprador interesado, lo asume todo«. Además, se mostró muy dolido porque se ha enterado de que su madre ha ido diciendo a sus espaldas que ha recaído en sus problemas con las drogas.

«Ha ido diciendo en los medios de comunicación: ‘Ese está drogado’. ‘¿No habrá vuelto a las andadas?’. Se lo han dicho a mi mujer. Mi madre también ha hecho público este conflicto, pero lo ha hecho por detrás».  Y añadía: «Tú sabes lo que es para mí los fines de semana que viene mi mujer a Madrid sábado y domingo, que yo tenga miedo de quedarme solo en casa y que tenga que venir gente a casa porque no quiero volver a caer».

Sobre si Isabel Pantoja sabía sus problemas cuando era adolescente, éste cuenta que es probable. «En algunas ocasiones los padres nos hacemos los tontos, por la reacción que ella tuvo yo creo que no se había dado cuenta antes. Aunque recuerdo una anécdota. Yo vivía en Marbella y vine a Sevilla y me pegué un homenaje con un amiguete, pues ese amiguete hizo una serie de grabaciones y se las mandó a mi madre, yo salía consumiendo cocaína. A mi madre le llegaron esas imágenes. Ese señor le pedía dinero porque si no iba a comercializar con las imágenes. A mí me llegó ese día una broma, pero nunca me dijo el porqué».