Isabel Pantoja dispara todas las sospechas con una operación de casi 1 millón de euros

Isabel Pantoja no baja el precio de su ático de Fuengirola y alquila Cantora para eventos

El pasado fin de semana se descubría un cartel anaranjado en la famosa puerta de Cantora, la polémica finca de Isabel Pantoja y Kiko Rivera. Esto llega pocas semanas después de la supuesta venta del DJ. El marido de Irene Rosales habría vendido su parte del terreno y habría sufragado las deudas de ambos. La tonadillera tendría 9 días para pagar su parte, sino debería abandonar Cantora, pero eso no sucedió.

Tal vez Isabel Pantoja no esté tan mal económicamente. La tonadillera quiere sacarle provecho a la finca de esta manera. Alquilarla para eventos, como ya hizo Jesulín de Ubrique con Ambiciones. Esta estrategia la ha llevado a cabo sin contar con Kiko Rivera, quién tiene casi la mitad de la propiedad.

El piso de Fuengirola por encima del valor de mercado

Isabel Pantoja no piensa perder Cantora, por mucho que su hijo se empeñe. Piensa sacar el dinero de otros sitios. Por ejemplo, renovó su contrato de exclusividad con Mediaset por 2 millones de euros. Además, mantiene en venta su ático de Fuengirola por 995.000 euros. Un precio que no ha bajado desde hace tiempo.

La Razón ha contactado con el empleado de una inmobiliaria de Fuengirola y les cuenta que el precio de este ático es inferior, lo tiene por encima de mercado. Es decir, que Isabel Pantoja no tendría mucha prisa en venderlo. El empleado desliza que “no entiende cómo Isabel Pantoja no ha querido bajar ni un euro del precio inicial de su ático” ya que “su precio de valor no supera los 500.000 euros y ella lo tiene al doble del precio de mercado”. 

Isabel Pantoja cree que siendo quién es puede sacarle un mayor beneficio a esa vivienda. “La mayoría de los compradores de pisos en Fuengirola son extranjeros o inversores, y ellos no saben quién es Isabel Pantoja”, cuenta el empleado. Con esta estrategia, la tonadillera deja claro que no está tan mal de dinero como se cuenta.