Jorge Javier Vázquez pacta una purga en Sálvame que terminará con 5 colaboradores en la calle antes en 2021

Jorge Javier Vázquez y 'La fábrica de la tele' deciden hacer limpieza en 'Sálvame' por demasiados colaboradores

‘Sálvame’ incorporó nuevos personajes el pasado marzo de 2020. Ahora hace un año. Debido al confinamiento, son muchos los colaboradores y colaboradoras que decidieron quedarse en sus casas. Belén Esteban, Mila Ximénez, Gema López, María Patiño, Chelo García Cortés, Anabel Pantoja, Kiko Hernández o Lydia Lozano. Los nombres pesados, menos Kiko Matamoros, decidieron tomarse un descanso. Por este motivo, ‘La fábrica de la tele’ tuvo que buscar otros tertulianos, tal vez menos conocidos por el gran público. Estos recibieron la gran oportunidad de su vida. Estamos hablando de Kiko Jiménez, Antonio Montero, Gustavo González, Miguel Frigenti, entre otros.

Si sumamos todos los colaboradores, a día de hoy hay más de 15. No caben todos en plató y menos con las cuales restricciones, por este motivo han tenido que hacer un calendario. Cada uno sabe los días que le toca venir a trabajar. Los pesos pesados, los que más dinero ingresan, ahora vienen menos, y esto ha provocado un descenso en sus ingresos. Si cobraban unos 1.200 euros por día con los 5 días se hacían con un millón de las antiguas pesetas, 6.000 euros. Sin embargo, ahora no.

‘Sálvame’ quiere hacer una limpieza y lógicamente los nombres más potentes y que más audiencia generan, además, amigos de Jorge Javier Vázquez, no los piensan tocar. Por este motivo, tal vez Rafa Mora empezó a estudiar periodismo. Le ha visto las orejas al lobo.

Ylenia Padilla, quién desapareció el pasado mes de noviembre de la televisión y que ahora ha vuelto a la radio, ha abierto la veda. ¿Quién será el próximo en desaparecer de ‘Sálvame? Jorge Javier Vázquez lo tiene muy claro y nosotros te lo contamos. Los nombres que más suenan son Gustavo González, Antonio Montero, quiénes ya solo acuden un día a la semana a trabajar, Miguel Frigenti, Kiko Jiménez y Víctor Sandoval. Para que esta lista cambien deberán trabajar muy duro. La cuenta atrás ha empezado.