Jorge Javier Vázquez sabe la condición que Rocío Carrasco impone a Rocío Flores para verse las caras

Jorge Javier Vázquez habló por teléfono con Rocío Carrasco y le contó el motivo de la no relación entre madre e hija

Jorge Javier Vázquez habla todas las semanas con Rocío Carrasco después de la emisión de su documental para saber cómo se encuentra. El presentador se ha volcado con el testimonio de la mujer de Fidel Albiac y ahora la entiende mejor que nunca. El catalán estuvo muy pendiente de su último testimonio, uno de los más duros. ¿Se puede dar un encuentro entre Rocío Carrasco y Rocío Flores? La respuesta es sí, pero hay una condición.

Rocío Carrasco siente mucho dolor y miedo. La agresión de Rocío Flores no es lo que más le duele, sino lo que fue capaz de hacer después. Su propia hija la denunció por malos tratos, algo totalmente falso, para que acabase en la cárcel. Un plan orquestado por su padre, Antonio David Flores. La mujer de Fidel Albiac tuvo mucho miedo tras la paliza por lo que pudiese ser capaz de hacer Rocío con ella, por este motivo firmó para que sus hijos se fuesen con su padre y no los volvió a ver. 

A día de hoy tampoco tiene intenciones de verla. Para dar algún paso necesita que Rocío Flores se de cuenta de sus errores, los admita y se perdone, primero a ella misma. Rocío Carrasco decidió contar la verdad para acabar con todo tipo de especulaciones hacia su persona y para que sus hijos descubriesen quién es realmente su padre. Le duele que ni aún así se den cuenta. 

«No puedo mantener, muy a mi pesar, una relación con una persona que tiene a la otra persona al lado y con una persona que ha intentado meterme en la cárcel. No es que tu hijo te dé una paliza, que ya es, es que ha ido y me ha puesto una denuncia en connivencia con su padre. Lo ha premeditado, lo ha gestionado, ha tenido la capacidad suficiente para trazar con su padre una línea a seguir muy a mi pesar», ha dicho la madre de Rocío Flores absolutamente rota. A lo que ha añadido: «Por mucho daño hay algo que se podrá recomponer pero partiendo de la base de que esa persona no esté ni en la vida de mi hija ni en la mía”.

Antonio David Flores, el culpable de la no relación entre madre e hija

Rocío Flores cumplió seis meses de libertad vigilada, pero su madre ha contado que en ningún momento su hija tuvo una orden de alejamiento de ella. «Yo seguía llamando al colegio para saber cómo se encontraba y cómo iba en la terapia, pero siempre pedí que no se lo dijera porque si no también se podría haber usado contra mí públicamente y yo ya no podía más», ha explicado.

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco

«No es cierto que tenga una orden de alejamiento, pero se me prescribe médicamente que no tenga contacto, que me abstenga y desconecte de todo lo que tuviera que ver con ella en ese momento. Aún así no hago caso y aunque no tengo contacto con ella sí sigo teniendo contacto y sigo llamando a los mediadores y personas responsables de Menores que llevan su seguimiento de libertad vigilada», ha confesado. Rocío Carrasco perdió todo tipo de contacto con su hija después de este momento.