José Antonio Avilés engaña a Telecinco con una casa que no es suya

José Antonio Avilés fue el primer anfitrión de Ven a cenar conmigo Gourmet Edition y se descubrió esto

José Antonio Avilés se convirtió en el personaje del año en 2020. A pesar de la crisis del coronavirus, las cámaras no dejaron de seguirle por sus supuestas mentiras, engaños y estafas a famosos. Desde que participó en ‘Supervivientes 2020’ se destapó el verdadero José Antonio Avilés, aquel que ni tan siquiera tenía el título como periodista y nunca había pisado una universidad. Muchos lo catalogaron como un mentiroso compulsivo. De hecho no ha dejado de hacerlo. Ha dicho que se ha apuntado a la universidad, pero eso es totalmente falso, y no es la única mentira.

Cuando regresó del espacio intentó arreglar sus cuentas pendientes. Devolvió el dinero que había sustraído y empezó a saldar todas las deudas. A pesar de desaparecer durante unas semanas para hacerse algunos retoques, el colaborador volvió con la cara bien alta a ‘Sálvame’. Se le ha recomendado en numerosas ocasiones a abandonar el espacio pero él sigue al pie del cañón.

Es evidente que a José Antonio Avilés le encanta la televisión y la fama y piensa hacer todo para mantenerse y llegar a su objetivo final. Esta semana es uno de los protagonistas de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’ que regresaba a Cuatro después de emitirse con éxito en Telecinco. Concursaba junto a nombres tan variopintos como Ana María Aldón, María Jesús Ruiz y Jorge Sanz.

El primer anfitrión fue José Antonio Avilés. Desde el minuto uno se descubrió otra de sus grandes mentiras. El protagonista de la noche invita a sus compañeros a su casa, sin embargo el colaborador no estaba en su verdadero hogar. El joven vive en el centro de Córdoba, no tiene casa en Madrid. Ha sido muy extraño verles en una casa residencial y no en el punto neurálgico de la ciudad.

Hizo sospechar aún más la escasez de electrodomésticos y los pocos elementos decorativos. Daba la sensación que se encontraban en un piso de alquiler para turistas o grabaciones, como es el caso. Los elementos para identificar al colaborador eran mínimos y estratégicamente colocados. Los pocos muebles no pegaban con el entorno ni casaban unos con otros. Las paredes contaban con distintos estampados de papel y por si todo esto fuera poco, no se podía identificar ningún electrodoméstico ni en la cocina, ni tampoco en el salón. Lo más sorprendente es que tampoco tenía televisión, por tanto no ve los programas de su cadena para luego analizar los momentos en ‘Viva la vida’.

No es la primera vez que se recurre a un piso de alquiler. No todos los famosos quieren enseñar sus casas, por este motivo en esos casos se alquila un piso o una casa. En el caso de Víctor Sandoval, quién vive en un apartamento en la localidad de Sitges (Barcelona), se optó por alquilar un piso en Madrid y así no trasladar a todo el equipo, era mucho más económico.

En los programas de ‘Mi casa es la tuya’ muchas veces se recurre a esto. Se alquilan casas para simular que son las de esos famosos y las decoran con elementos de ellos.