Jugada inesperada de Kiko Rivera a ‘capos’ de Telecinco activa la maquinaria de la venganza: vídeos demoledores pendientes del ‘play’

Telecinco pone a Kiko Rivera entre la espada y la pared por no querer seguir hablando de su conflicto con Isabel Pantoja públicamente. Vídeos salen a la luz

Kiko Rivera ha conseguido una de las mejores audiencias de un programa de Telecinco. Más de 5 millones de personas vieron la primera entrega de ‘Cantora: la herencia envenenada’. El DJ aparecía en el plató de ‘Sálvame’ con varias carpetas bajo el brazo, donde había información muy jugosa que dejaba en mal lugar a su madre, Isabel Pantoja, con quién ha empezado una guerra mediática tras descubrir el pasado 2 de agosto todas las pertenencias de Paquirri. El marido de Irene Rosales se sintió engañado y ahora quiere justicia.

Tras varios meses de entrevistas y estar en el punto de mira todos los días, Kiko Rivera ha querido desaparecer temporalmente. Esta guerra le está haciendo mucho daño. Por el momento, el cantante ya no quiere hablar más. Algo que perjudica a Telecinco, quién no puede exprimir más esta historia y sacarle jugo, por eso ha decidido atacar al protagonista.

Desde hace semanas, ‘Sálvame’ ha sacado a relucir unas cámaras ocultas pactadas con Kiko Rivera cuando esté tenía poco más de 18 años. El Dj estaba metido en una espiral de destrucción por culpa de las drogas y el alcohol. Vendía incluso a su madre para conseguir liquidez. Todo esto ahora está viendo la luz y al marido de Irene Rosales no le estaría haciendo ninguna gracia, menuda jugarreta.

Si Kiko Rivera no está dispuesto a hablar, Telecinco sacará más información sobre él. Ahora que está de rigurosa actualidad quieren aprovecharse de la situación. En el último fragmento de la cámara oculta se pudo ver como el DJ hablaba de la ruptura entre María del Monte e Isabel Pantoja por un supuesto hurto de medio millón de las antiguas pesetas.

Según su testimonio había “medio kilo” (lo que parece una referencia a medio millón de pesetas, 3000 euros actuales) en un armario y María del Monte “se lo cepilló”. “Por eso cortaron” explicaban, mientras Kiko Rivera asentía y añadía más información: “Mi vieja me echó la culpa a mí. ¡Si yo te cojo no es medio kilo, son tres!”.

En el vídeo también aparece Kiko Rivera cobrando en mano y sin factura un adelanto por una entrevista, y también aparecía hablando de su consumo de “farlopa”, droga que él habría reconocido a su madre que había tomado “como otras personas de su edad”.

Sea de una forma o de otra, Kiko Rivera se está haciendo de oro con toda esta historia. Lo que aún no sabe es que se esperan más vídeos comprometedores, que van a sorprender y mucho.