Kiko Matamoros se mete en un callejón sin salida: 60 horas de grabaciones que lo fulminan en Telecinco

Kiko Matamoros arremetió duramente contra Rocío Carrasco. Los espectadores se le han echado encima tras el desgarrador testimonio de la hija de Rocío Jurado

Si algo ha creado el documental que ofreció ayer Telecinco sobre Rocío Carrasco es polarización. O estás con Rocío o con Antonio David. Parece que no puede haber grises en una elección de “o blanco o negro”.

Aunque la mayoría de colaboradores de ‘Sálvame’ han mostrado abiertamente que le dan la espalda a Antonio David y que se creen la versión ofrecida por Rocío Carrasco, aún queda alguno que da la cara por el malagueño. Es el caso de Kiko Matamoros, que ha sido linchado por defender a capa y espada a su amigo y compañero de trabajo.

“Sigo sin entender tantos años de silencio entre comillas, porque filtrar ha filtrado lo más grande de su propia boca. Ahora intenta vendernos que ha estado en silencio. A partir de esta mentira me es más difícil creerla”, se expresaba Kiko el pasado viernes en el plató de ‘Sálvame’ echando un capote al Guardia Civil.

Unas declaraciones que le pueden costar muy caras. Y es que la audiencia –incluso la ministra Irene Montero- ya ha dictado sentencia. Antonio David Flores es el malo de la película. Todo aquél que cuestione la versión oficial de la mamá de Rocíito estará del lado de la maldad y podrá ser insultado sin piedad, como es el caso de Matamoros.

Y es que el contertuliano ya ha recibido centenares de críticas e insultos vía redes sociales. Las acusaciones de “machista” para él están al orden del día y podría haberse metido en un callejón sin salida defendiendo con tanta vehemencia a Antonio David. La prudencia no es para nada una virtud en el novio de Marta López y esta defensa a ultranza de su amigo Antonio David le puede costar  muy cara. Veremos cuál es el futuro de Kiko en Telecinco y en los programas del corazón –recordemos que colabora en Sálvame, en el Deluxe, en el Debate de las Tentaciones, en Viva La Vida…-, pero lo que es cierto es que si de los televidentes dependiera, Matamoros no volvería a pisar Fuencarral.