La Guardia Civil acude a Cantora por Isabel Pantoja: última hora

Isabel Pantoja contra las cuerdas con una nueva denuncia de una de sus íntimas amigas

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja

Isabel Pantoja de nuevo contra las cuerdas por culpa de su hijo, Kiko Rivera. El cantante decidió vender por su cuenta su parte de Cantora y saldar sus deudas poniendo en un aprieto a la tonadillera, quién regresó a la vida pública para las grabaciones de Top Star, programa que no ha conseguido los resultados esperados. Las deudas de la cantante no cesan y son un auténtico quebradero de cabeza para ella. Hace varias semanas, la Guardia Civil se personó en la finca Cantora para entregar personalmente a la artista la citación judicial de la demanda de conciliación que le interpuso una amiga personal de Sevilla, a quien debe 76.000 euros.

La cantante no atendió la citación anterior, fijada para el 16 de marzo pasado, por lo que fue imposible celebrar el acto de conciliación. El juzgado volvió a señalar fecha por segunda vez para el 27 de abril y, ante la negativa de la artista de atender la primera notificación, decidió enviar a dos agentes de la Guardia Civil a la finca Cantora, en Medina Sidonia (Cádiz), domicilio de la cantante desde hace más de 7 años, para entregársela en mano.

Le comunican a los agentes que la tonadillera no está en casa, se encuentra en Madrid trabajando. Justo una semana antes de la citación, la cantante cogió un vuelo a la capital para iniciar las grabaciones de ‘Top Star’. Los agentes se fueron con las manos vacías. El Juzgado de Paz de Medina Sidonia comunicó, días después, al de Chiclana de la Frontera que la citación a la Sra. Pantoja Martin volvía a ser negativa.

Una íntima amiga de Isabel Pantoja la denuncia

La demandante se llama Dolores, trabajaba en un quiosco muy cercano al domicilio de los Rivera Pantoja. Poco a poco entablaron una amistad con Isabel. La octogenaria ayudó en el pasado a la cantante con el cuidado de sus hijos, de sus perros y le hizo más de un recado. Y le llegó a prestar todos sus ahorros cuando la tonadillera entró en prisión.

 Fue en el 2014 y en dos pagos diferentes. Primero le transfirió 76.000 euros y, poco antes del ingreso de la artista en la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaira, 10.000 euros más. “Un dinero ahorrado día a día durante mas de 40 años de trabajo sin apenas descanso y hasta las tantas de la noche”, informa un amigo de Dolores a Look. La octogenaria pasa por una situación delicada. Su marido falleció y recientemente su hermano, con quien vivía. Se ha quedado sola, su salud es delicada y tiene problemas de movilidad. “Necesita ese dinero porque ella no puede ya casi moverse y podría pagar a una persona que le ayudara. Isabel Pantoja no se lo devuelve y ya son 7 años de espera”.