La Guardia Civil investiga violación en grupo con concursantes de ‘La isla de las tentaciones’ en fiesta en Madrid

La isla de las tentaciones 3 vive un auténtico sobresalto. Algunos de sus participantes podrían haber participado en una fiesta ilegal donde supuestamente se abusó de una persona

La isla de las tentaciones 3
La isla de las tentaciones 3

‘La isla de las tentaciones’ es el fenómeno que está arrasando en España. Su tercera edición no toca techo y ya supera a las dos anteriores. Más de 3,5 millones de espectadores están pegados a la pantalla pendientes de lo que sucede en las villas. Telecinco encontró el candidato perfecto para sustituir a ‘Gran Hermano’ tras la fuga de anunciantes. Ahora, el concurso de Sandra Barneda podría verse en la misma tesitura.

Los concursantes de ‘La isla de las tentaciones 3’ la han liado parda. El pasado martes una joven hizo una denuncia y la Guardia Civil se encuentra investigando el suceso. Según la denunciante, ésta había sido drogada y posteriormente forzada a mantener relaciones sexuales con más de un chico durante una fiesta ilegal celebrada en la localidad madrileña de Colmenarejo.

Según ha publicado este mismo domingo el diario El Mundo, varios de los asistentes al evento ilegal serían algunos de los participantes de ‘La Isla de las Tentaciones’. El citado medio añade que fuentes de la investigación en curso han detallado que uno de los “cinco o seis” hombres que abusaron sexualmente de la joven sería uno de los concursantes del mencionado programa. Telecinco empieza a temblar. A menos de un mes, la edición podría irse al traste.

Actualmente, esta investigación se está llevando a cabo con sumo cuidado. No se ha revelado la identidad de ninguna de las personas.

La víctima sería una joven extranjera que habría llegado a España para realizar sus estudios. Según ella misma detalló, le dieron alguna sustancia que le hizo perder la consciencia y luego se aprovecharon sexualmente de ella. Ésta asegura que le propusieron tener relaciones con varios hombres y además, uno de ellos le puso su miembro en la cara, mientras otro le tocaba sus partes más íntimas.

Según informa El Mundo, el dueño del inmueble arrendado para realizar la fiesta ilegal pudo comprobar a través de su sistema de vigilancia lo que ocurría en su propiedad, una fiesta con “todo tipo de vicios” y con más de 50 personas. Además, explica que “aquello no era un evento, ni siquiera una fiesta. Era una orgía”.