La marca Cristina Pedroche cae en picado en España: Antena 3, Instagram y negocios en números rojos

La colaboradora de Antena 3 Cristina Pedroche está ante su momento más delicado a nivel profesional

La vida de Cristina Pedroche dio un giro de 180 grados el día en el que decidió, por sorpresa para muchos, plantarse en La Puerta del Sol para sus primeras Campanadas en La Sexta con un modelito con transparencias que dejaba muy pero que muy poco a la imaginación.

Es cierto que ya antes de ese polémico primer vestido de fin de año Cristina había ganado popularidad gracias a participar en varios programas de televisión, pero el lío que se montó a raíz de este vestido la catapultó a la fama.

Es más, al siguiente año, viendo el crecimiento mediático de la de Vallecas, Antena 3 decidió apostar por ella para sus Campanadas. A partir de ahí, Pedroche no hizo otra cosa que crecer como celebrity en nuestro país, con cada vez más peso en las redes sociales.

Cristina Pedroche está en punto muerto

Sin embargo, por mucho que creciera de forma evidente su fama en un momento dado, ahora parece que Pedroche no pasa por su mejor momento. Es más este año vence su contrato con Atresmedia y no son pocos los que aseguran que la renovación será a la baja.

En el grupo audiovisual han decidido darle la oportunidad con un nuevo programa para ver si, tras algunos fracasos, Cristina sí que puede remontar el vuelo y no ‘quedarse’ estancada en sus colaboraciones en Zapeando y El Hormiguero.

Eso sí, viendo que, por ejemplo a diferencia de otras celebrities, la mujer de David Muñoz no está creciendo en las redes sociales, donde de hecho cada vez son menos las marcas que apuestan por ellas (hubo un tiempo en el que casi la totalidad de las publicaciones de Pedroche contenían publicidad), ya hay quien dice que la ‘marca’ Pedroche está cayendo en picado.

Por otro lado, sus negocios junto a David Muñoz, donde Cristina tiene una pequeña participación en alguno de los restaurantes del chef, no es que hayan sido precisamente motivo de alegría. Parece que Cristina y su ‘marca’ están en punto muerto. Veremos si consiguen remontar o no el vuelo.