La vida de Andrea Janeiro en Madrid: jardín con ‘chill out’ en casa de 800.000 euros

Andrea Janeiro se instala en casa de Belén Esteban en Paracuellos del Jarama debido a la pandemia

Debido a la actual crisis sanitaria, Belén Esteban y Andrea Janeiro decidieron que ésta última se quedase en casa de su madre donde continuar sus estudios. La futura comunicadora se encuentra en el último año de carrera, pero se ha encontrado con una pandemia que ha trastocado sus planes. La joven estaba estudiando en una prestigiosa universidad de Reino Unido, donde conoció al amor de su vida. Sin embargo, las restricciones por Covid-19 han hecho que vuelva a Madrid tras la suspensión de clases presenciales.

Reino Unido, como España, y el resto de países europeos realizaron un cierre total el pasado año. Algunos, con la tercera ola, lo han vuelto a hacer. En el país anglosajón se ha vuelto a cerrar todo y los niños han regresado a casa y a las clases virtuales, especialmente los universitarios. Dada la situación, Andrea Janeiro se instaló en marzo de 2020 en casa de su madre y de ahí ya no ha salido. En breve se cumplirá un año de la pandemia. Janeiro realiza las clases por el aula virtual. Lo peor es que se encuentra alejada de su pareja.

Sin embargo, como ya pudimos ver en las conexiones en directo con Belén Esteban durante el estado de alarma, Andrea Janeiro vive en un bonito y espacioso chalet situado en Paracuellos del Jarama, una localidad que debido a su altura, actualmente está toda cubierta de nieve. Hemos visto la cocina de la colaboradora, pero ahora, debido a su resbalón en las escaleras que le ha lesionado la rodilla y le impide ir a ‘Sálvame’ esta semana, hemos conocido su jardín y entrada.

Es el único lugar de la casa que faltaba por ver. Ha sido el jardín y lo ha enseñado para demostrar donde se cayó y cómo está todavía de nieve. Durante el fin de semana apenas podía salir a el, cubierto por un grosor de más de 50 centímetros. Belén Esteban no ha querido poner muchos elementos en el jardín. Solo una pequeña zona chill out para tomar el sol y comer fuera cuando hace buen tiempo. La casa de la colaboradora está valorada en unos 800.000 euros.