Madrugada silenciada de Kiko Rivera en hotel de Madrid dispara las alarmas. Amigo lo delata

Kiko Rivera decide dejar su guerra mediática con su madre por problemas de salud. Preocupa a sus más cercanos

Kiko Rivera recibe una buena noticia en el día de su cumpleaños. El DJ, que en estos momentos está de rigurosa actualidad debido a su enfrentamiento con Isabel Pantoja, iniciará las grabaciones de un programa de entrevistas en directo desde la plataforma Twitch. “Sábado 13 a las 20 horas estrenamos En casa con Kiko. Y nuestro primer invitado es Bertín Osbone. Todavía no me lo creo” escribe. Precisamente, Bertín Osborne tiene un programa similar en Mediaset.

Esto podría servir para que Kiko Rivera cambiase de actitud. El cantante no pasa por un buen momento de salud, tal y como él mismo ha comunicado en sus redes sociales. El marido de Irene Rosales ha decidido dejar su guerra mediática con su madre por su salud. Se muestra depresivo y las personas de su entorno cuentan que tiene que estar siempre acompañado para no recaer. El joven reconoció públicamente su adicción a las drogas.

Actualmente Kiko Rivera presenta una cierta inestabilidad emocional y personal. La sobreexposición mediática le está afectando considerablemente, tal y como se puede ver en todos sus directos en televisión. Los expertos en estos métodos de desintoxicación hacen hincapié en la necesidad de una rutina, de un orden y resaltan el imperativo de tener un entorno familiar estable. Por este motivo, este nuevo trabajo le vendrá muy bien a Kiko Rivera.

“Kiko no está bien, se envalentona en los platós de televisión en los que todo el mundo le aplaude, pero sus bajones cuando se apaga el foco son brutales”, dice una persona de su entorno que no ha querido revelar su identidad. Kiko Rivera se envalentona en sus entrevistas televisivas, pero luego le pasa factura. No mide sus palabras y siempre se arrepiente de lo que dice públicamente. Él no querría tener esta guerra con su madre, uno de los amores de su vida. El DJ lo está pasando realmente mal con la indiferencia de su madre.

Kiko Rivera se refugia en su mujer y en sus hijas tras perder a su madre. El cantante necesita hacer las paces con ella para encontrar calma. Cuando llega a los hoteles en los que se hospeda en Madrid tras conceder sus entrevistas en el ‘Deluxe’ que acaban bien entrada la madrugada, Kiko Rivera se hincha a llorar, según relata su amigo. Aseguran que el DJ pasa por una fuerte depresión y tienen miedo que esto desencadene en otra cosa.