María Patiño desmonta la historia más dura de Rocío Carrasco acusándola de mentir (y se lía de Dios)

Tras ver los primeros capítulos de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, todas las personas se volcaron con Rocío Carrasco, a quién durante ocho años han criticado duramente. Con la emisión de los dos siguientes episodios, si había alguna duda, ya no quedaba ninguna. Antonio David Flores quedó totalmente sentenciado. Incluso su compañero y amigo, Kiko Hernández, se arrepintió de tener una relación con él. El único apoyo que éste tiene dentro de Mediaset es María Patiño, quién se encarga de desmontar la historia de Rocío Carrasco.

La colaboradora de ‘Sálvame’ conocía bien uno de los episodios que narró Rocío Carrasco en el documental. La hija de Rocío Jurado habló en estos nuevos capítulos sobre sus dos embarazos y el nacimiento de sus hijos, así como la infidelidad de Antonio David Flores cuando ésta estaba embarazada de David. Ella misma había visto con sus ojos como «se comía la boca» con Sonsoles, una camarera de un chiringuito de playa.

«Vi a Antonio David comiéndose la boca con la chica. Él me vio… Yo salí corriendo del bar y salgo llorando. Me dio un ataque y me puse a llorar. Me empieza a doler mucho la barriga y empiezo a tener pinchazos, como si fueran contracciones», explicaba Rociíto. «Entré en pánico. Me preguntó: «¿Te quieres ir a casa?». Me dijo que no, que me fuera sola, que él se quedaba con la otra. Me fui sola a las 6 de la mañana. Solo quería irme a mi casa y meterme debajo del edredón. No iba a llamar a nadie y él contaba con eso. Yo ahí fue cuando decidí que iba a separarme de él», continúa.

«Luego me enteré de que lo sabía todo el pueblo, menos yo. Lo sabía el portero de la discoteca, mis amigos, aquello era voz populi». Incluso se atreve a confesar que la mismísima María Patiño conocía lo que ocurrió ese verano: «Lo sabía María Patiño. Ella lo ha dicho en alguna ocasión, no ha contado todo, pero ella sabía perfectamente lo que estaba pasando. Ella sabe como fue para mí ese verano».

María Patiño, por alusiones, quiso matizar y contó que la verdad de Rocío Carrasco es su verdad y dista mucho de la realidad. «Rocío vive y recrea una verdad, pero no como fue«, dice. Patiño ha querido matizar cómo fue ese instante: «Yo lo viví, pero no fue así. No le quiero quitar dolor, maté por demostrar la verdad, logré probarlo. Pasaron los años y pocos nos creyeron. Rocío no recuerda cómo ocurrió todo». 

María Patiño solo consiguió que la opinión pública se pusiese en su contra, ahora que Rocío Carrasco se ha convertido en la mujer más buena del mundo.