MasterChef: Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo, al borde del abismo

Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha salvan sus restaurantes gracias al éxito del formato culinario

Un auténtico calvario. Eso es lo que están viviendo Samantha Vallejo, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz. Sus restaurantes están totalmente hundidos por culpa de las restricciones de la pandemia y, si no fuera por Masterchef y las publis, los veríamos en la miseria más absoluta.

Suerte tienen de que Masterchef funciona y, gracias a su éxito, ha podido dar el pistoletazo de salida a esta novena edición. Una nueva entrega que, como las ocho anteriores, la presentan Samantha, Pepe y Jordi, tres jueces que esta semana cumplirán 200 programas al frente del talent culinario más duro del mundo.

No obstante, aun y la felicidad de presentar una nueva edición, a los tres jueces se les vio un pelín angustiados en este inicio de campaña. Quizás fuere por las preocupaciones que arrastran por culpa del naufragio de sus restaurantes, tal y como detallaron en las entrevistas previas según relata la revista digital cotilleo.es.

El que parecía más afectado era Jordi Cruz. “Nuestro negocio es un barco grande que tiene que hacer todas las paradas. Si solo hace la mitad del trayecto, no nos sale a cuenta. No quiero abrir con medio menú, ni dándole prisas a los comensales. Quiero abrir donde lo dejé con el mismo nivel”, relata el chef del restaurante Ábac, entre otros. Y es que si por algo destacan estos tres pedazo de chefs, más allá de por su gusto y exquisitez culinaria, es por su exigencia y por su ilusión

Una ilusión que también ponía en solfa Samantha en su entrevista. Tras adquirir ‘Casa Taberna’, el nuevo hotel-restaurante en Pedraza (Segovia), la experta en caterings explicaba que “por números hubiese sido más rentable no abrirlo todavía, pero por otro lado está la ilusión que tienes por un negocio nuevo”. Nuevas ilusiones, nuevos proyectos y nuevas ambiciones que, ante esta situación de crisis mundial, al menos le ponen un poco de “saboooooooor” a la vida de la madrileña.